•  |
  •  |

A más de ocho días del asesinato atroz de Javier Antonio Hernández Orozco, de 30 años, extraoficialmente se conoció que hay tres personas detenidas, las que estuvieron involucradas en el robo que sufrió el comerciante hace más de un año en su negocio ubicado en el Mercado “Roberto Huembes”.

En aquella ocasión, tres sujetos vestidos como policías  lo golpearon a tal punto que sufrió fractura en un brazo y en una pierna, y se le llevaron 5 mil dólares y 10 mil córdobas.  

Según una fuente ligada a las pesquisas, los tres elementos fueron detenidos en el sector de Veracruz, en Carretera a Masaya, cuando iban a bordo de una camioneta Toyota Hilux, negra, sin placas.

El martes, 23 de marzo, Javier Hernández iba con su mujer,  Nubia del Socorro Ponce Chavarría, de 29 años,  a bordo de una  camioneta Toyota Hilux, champán, placas M 139-514, sobre el kilómetro 10 y medio de la Carretera a Masaya, cuando fueron interceptados por sujetos vestidos de policías, que andaban en  un vehículo y en una moto. A él se lo llevaron y a ella la liberaron.

Al día siguiente, la camioneta fue localizada del costado oeste del mercadito, 20 varas al norte, en la entrada al municipio de Tipitapa,  más tarde fue hallado el cuerpo sin vida del comerciante en el cuadrante 110 del antiguo ingenio Timal.

Ese mismo día  fue hallado el  cuerpo calcinado de una mujer en el barrio “Santa Lucía” de Tipitapa. Aunque aún no ha sido identificada, la Policía piensa que ambos crímenes están relacionados.

La primera información que se tuvo del caso del comerciante es que fue secuestrado, porque los malhechores conocían que Hernández y su esposa  habían hecho un préstamo, creían que tenían dinero y se lo llevaron.

La Policía Nacional no negó ni confirmó las detenciones en torno al caso, pero dicen que están trabajando para esclarecerlo.