•   DIARIO EXTRA / COSTA RICA  |
  •  |
  •  |

A Wilmer Duarte Dumos lo alcanzó la muerte en su primer día de trabajo en la Finca Tronco Negro, en Turrubares, San José. Viajaba en el cajón de un camión que transportaba enormes tucas cuando una de éstas se soltó y lo arrastró, lo lanzó al suelo y las llantas le pasaron encima.

Duarte, de 40 años y de nacionalidad nicaragüense, había trabajado junto a sus conocidos extrayendo madera de la zona. Según trascendió, desde hace siete años se dedicaba a ese oficio, por lo que sus jefes lo trasladaron hasta Alajuela.
La ilusión de conocer la zona se opacó al tomar la terrible decisión de viajar en el cajón del camión placas C10564, creyendo que las tucas que transportaban estaban bien amarradas.

Aparentemente el conductor bajaba una pendiente del camino de tierra,  cuando vio que el nicaragüense ya no estaba, por lo que frenó y al fijarse se percató de que había sido arrastrado unos diez metros entre las tucas y luego fue aplastado por las llantas.

Dificultoso rescate del cuerpo
Su compañero pidió ayuda y trató de sacarlo,  pero se les dificultó por lo pesado de los troncos y lo incómodo del lugar. Ante la impotencia sólo lograron dar aviso al 9-1-1.

Róger Núñez, oficial de la Fuerza Pública, afirmó que los socorristas de Orotina atendieron el suceso, sin embargo, las lesiones le provocaron la muerte de forma inmediata.

“El difícil acceso al sector complicó la llegada de los paramédicos, ellos les dieron soporte avanzado pero nunca respondió, por lo que lo declararon muerto en el sitio. Nosotros nos encargamos de custodiar la escena”, declaró Núñez.

El cuerpo de Duarte fue trasladado al Complejo de Ciencias Forenses, ubicado en San Joaquín de Flores, Heredia. Mientras tanto, los agentes del Organismo de Investigación Judicial continúan con las pesquisas del caso.