•  |
  •  |

La jueza Martha Lorena Martínez y el procurador auxiliar penal Miguel Ángel Páramo “cruzaron espadas”, porque la primera rechazó la acusación por peculado que él promovió contra  el ex responsable de bodegas del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres Naturales, Sinapred.

La judicial rechazó la acusación contra Paul Raudez Ríos,  porque la Procuraduría la presentó cinco días después de que la Fiscalía declinara acusarlo, porque la ley dice que la acción penal se ejerce tres días después de la declinatoria.

Según la acusación, valiéndose de su cargo, entre enero de 2009 y febrero del mismo año, Raudez obligó a los vigilantes de Sinapred  a permitir que en horas de la noche sacaran en camiones 2,210 láminas de zinc y 3,010 sábanas, todo valorado en más de un millón de córdobas,  según la acusación.

El procurador Páramo alegó que Martínez estaba violentando la ley, aplicándola de manera equivocada, pero la judicial le contestó: “Entonces, vamos a hacer una ley especial para usted, hay que saber leer, haciendo uso de las comas y de las o que aparecen en el Código”.