•  |
  •  |
  • END

Dos hombres murieron por ahogamiento durante este fin de semana, uno en El Trapiche y otro en la laguna de Tiscapa, confirmaron las autoridades.

El cadáver que apareció en Tiscapa, en las primeras horas de la mañana, movilizó a una fuerte batería de periodistas, ante el rumor de que podría tratarse de Israel Humberto Molina Zambrana, sobrino de la Primera Dama, Rosario Murillo.

Sin embargo, las sospechas de que se tratara del sobrino político del presidente Daniel Ortega se disiparon cuando el papá y dos hermanos de Israel Molina Zambrana afirmaron en el Instituto de Medicina Legal que el cadáver encontrado en el costado oeste de esa laguna no corresponde al de su pariente.

El infortunado, que apareció en el otrora centro turístico de la capital fue identificado en horas de la tarde como el ingeniero Nelson Cuadra Salas, de 28 años, vestía camiseta azul, jeans negro, andaba descalzo y tenía aproximadamente 48 horas de fallecido.

La Policía del Distrito Cuatro encontró entre sus pertenencias una tarjeta de crédito y su cédula, lo que facilitó su reconocimiento. El joven había desaparecido desde el viernes, cuando salió de la casa donde alquilaba.

Gonzalo Alemán, jefe de los vigilantes que resguardan la laguna de Tiscapa, que permanece cerrada al público, dijo que probablemente el hombre bajó a la misma por las laderas, sin que se percatara el personal de vigilancia.

El primero de El Trapiche
Asimismo, Ángel Alberto Barbosa, de 23 años, conocido como “El Dundón” entre sus vecinos del barrio “Jorge Dimitrov”, se convirtió en la primera víctima mortal de la actual temporada de verano en ese balneario, ubicado 19 kilómetros al norte de Managua.

Isabel López Galán dijo que Barbosa se ahogó a eso de las tres de la tarde, minutos después de que había almorzado, y negó que éste haya estado ebrio. “Él (Ángel Barbosa) no sabía nadar y por eso se estaba bañando a la orilla de la presa, pero parece que se resbaló y se fue hasta el fondo”, explicó López.

El joven, quien se ganaba la vida con la venta de discos compacto (CD) deja en la orfandad a una niña de 18 meses.