•   CARAZO  |
  •  |
  •  |

El jefe de la Policía de Carazo, comisionado Juan Francisco Chávez, explicó que pese a la polémica que desató el deceso del reo Bismarck José Valdez Hernández, el forense determinó que falleció por asfixia mécanica y que si tenía golpes fue porque se lanzó contra las paredes y rejas de la celda, no obstante, Asuntos Internos ya está investigando.

Valdez estaba preso porque el dos de abril su mujer, Xiomara Pavón,  de 43 años, lo denunció por  agresiones y amenazas.

“El domingo promovimos la mediación,  pero ella no se presentó a la Policía aduciendo que no podía llegar por asuntos de trabajo, el día lunes el caso estaba cerrado e iba a ser puesto a la orden del juez,  pero a las tres de la mañana el detenido comenzó a sofocarse y a tener  alucinaciones, gritaba,  estaba nervioso y decía que se quería matar en la celda”, relató el comisionado.

El oficial de turno lo sacó de la celda número tres hacía el pasillo, posteriormente Valdez comenzó a correr adentro y a darse contra las paredes,  golpeándose en la cabeza y piernas, explicó el jefe policial.

Inmediatamente el responsable de celda le puso las esposas para detenerlo, pero a las siete de la mañana el reo comenzó a  convulsionar, lo llevaron al Hospital Santiago, de Jinotepe, adonde llegó con vida, sin embargo, después falleció, afirmó el jefe policial.

El forense dictaminó que el reo falleció asfixiado porque se tragó un pedazo de tela de su pantalón.

El comisionado Chávez afirmó que la Policía y Asuntos Internos siguen con el caso,  “y si hallamos responsabilidad de los detenidos o de los funcionarios policiales,  los remitiremos al Ministerio Público,  para que se siga el proceso pertinente”.

Al momento de los hechos había 50 presos en las celdas preventivas de Jinotepe, doce de ellos estaban con Valdez, cuya familia alega que hubo mano criminal, aunque reconocieron que cuando él tomaba licor, se descontrolaba, pero por eso mismo habían advertido que lo cuidaran y no les  hicieron caso.