•  |
  •  |

En circunstancias no muy claras falleció Cruz Manuel Madrigal Poveda, de 46 años,  un bebedor consuetudinario del barrio “Yuri Ordóñez”,  en Tipitapa, a quien todos llamaban cariñosamente “Pichón”, porque se ganaba la vida realizando los mandados al vecindario.

“Él llegó vivo al hospital, sus amigos lo llevaron para que le suturaran la herida que se hizo en la cabeza cuando cayó en la calle, producto de la ingesta de licor. Pero la misma gente que estaba en el hospital nos dijo que los enfermeros lo empujaron al baño para que se limpiara,  además dicen que se cayó. Nosotros pensamos que se desnucó, por eso pedimos que lo valoraran en  Medicina Legal,  y si es cierto, demandaremos al hospital”, advirtió Jazmina Salinas, sobrina del difunto.

Sin embargo, las autoridades del Distrito VIII de Policía tienen registrado  el suceso como una muerte accidental, porque Olga Poveda, de 52 años, hermana mayor de “Pichón”, quien interpuso la denuncia, no dio detalles del caso,  porque  no estaba presente cuando ocurrió.

 

Bebió más de 30 años
Madrigal Poveda empezó a ingerir licor desde los quince años, luego de enfrentar una desilusión amorosa.

“Los padres de la joven no dejaron que ellos tuvieran  un noviazgo, porque él trabajaba en el mercado como cargador, después de eso  dicen que no volvió a ver jamás a la muchacha, se desilusionó y empezó a beber hasta el último día de su vida”, reveló Jazmina Salinas.

Doña Juanita Poveda dijo que como la muerte de su vástago no está clara, “no tiene  corazón para meter a un inocente a la cárcel, ni tampoco dejar libre a un delincuente. Yo no voy a interponer denuncia,  porque existe la justicia más justa que es la de Dios”, dijo entre lágrimas la anciana.

Pero los hermanos mayores manifestaron que irán hasta el final si el dictamen de Medicina Legal señala lo contrario.

END trató de entrevistar a las autoridades del Hospitalito “Yolanda Mayorga”,  para que le aclararan a los dolientes de qué murió “Pichón”, pero una trabajadora del centro asistencial dijo que no había nadie que  pudiera atendernos.