•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Los estragos provocados por una noche de licor empujaron al conductor de una rastra  a  trasladarse a dos puestos de venta de materiales de construcción, donde comercializó las 340 bolsas de cemento que le encomendaron  trasladar a la Isla de Ometepe.

Producto de la venta,  obtuvo 51, 800 córdobas que le permitieron continuar la farra, pero ahora es buscado por la Policía.

“Le picó la rana”
La víctima en este caso fue el candidato a diputado de Rivas por el PLC, Milton Arcia Marín, quien denunció que contrató al jorgino, Apolinar Novoa Corea,  para que condujera la rastra.

Novoa Corea salió de Managua el primero de abril con el cargamento y al llegar al muelle de San Jorge,  por la tarde, se estacionó,   porque al día siguiente se embarcaría hacia Moyogalpa, pero en la noche consumió licor.

“Al amanecer se fue a la ciudad de Rivas con todo y la rastra a venderme las bolsas de cemento,  y con el dinero que obtuvo  abordó un taxi rojo y anduvo tomando de bar en bar y luego se traslado a Managua”, agregó Arcia.

La Policía descubrió que Maycol Alberto Herrera y Javier Antonio Sánchez Zapata fueron contratados en el muelle de San Jorge por Novoa Corea  para que le ayudaran a descargar las bolsas de cemento en Rivas, las que fueron adquiridas en dos puestos ubicados en La Calle del Amor.

“Topes” descubiertos
Pedro Quintanilla Vargas compró 240 bolsas y Eddy Ferrufino el resto. Los dos se comprometieron a pagarle a Arcia el producto, sin embargo, el candidato pidió la captura del chofer, porque le dejó abandonada la rastra.