•  |
  •  |

En las primeras horas de ayer, las autoridades del Distrito VII de Policía recibieron la denuncia por el secuestro de Yader Antonio Tinoco Martínez, de 17 años, quien fue interceptado por dos sujetos armados, a bordo de una motocicleta, en la comarca La Montañita, en Sábana Grande, Managua, quienes se lo llevaron con rumbo desconocido.
María Natalia Martínez de 36 años, denunció que ella se enteró de lo ocurrido  por sus vecinos y por su segundo hijo, Óscar Josué Tinoco, de 16 años, quien vio la moto y  a los dos sujetos que llevaban a su hermano amenazado con una pistola.

“Los dos chavalos (Yáder y Óscar) iban para la vulcanizadora donde laboran, la cual está  ubicada en Villa Libertad. Ellos salen diario a las cinco de la mañana, pero uno de ellos tardó vistiéndose  y el otro se fue. Cuando me enteré de lo sucedido, casi me muero del susto, porque  pensé que me lo iban a ir a matar a otro lado”, decía con angustia Martínez, quien tiene tres meses de haber arribado a la capital para cuidar una finca, ya que ella es originaria de Boaco.

“Yo miré cuando los sujetos hicieron disparos al aire, para intimidar al muchacho y vi que lo encañonaron para que se subiera a la moto, después vi que  les explotó una llanta, uno bajó para halar el vehículo y el otro empujaba al muchacho, sé que es trabajador,  porque todos los días pasan por aquí”, dijo Maribel Hernández, testigo del hecho.

Víctima detenida
Las autoridades del Distrito VII de Policía dieron por esclarecido el hecho en media hora, al encontrar al “secuestrado” detenido en el Distrito VI, donde los que se lo llevaron lo denunciaron como sospechoso de participar en el robo a una empresa privada en la que END buscó información al respecto, pero negaron tener conocimiento del caso.

El joven  fue golpeado y atado por esos vigilantes, pese  a que padece de problemas cardíacos, según reveló la madre,  quien creía que su hijo se iba a morir del susto.
Sin embargo, quien  sufrió un infarto al enterarse de lo ocurrido con su hijo, fue el progenitor,  Freddy Tinoco.

“Esto es un abuso, confunden a mi hijo, lo tratan como delincuente, le hacen perder el día de trabajo y todavía me lo golpean, pido que lo liberen, porque tiene su record limpio y no me dan repuesta”, señaló indignada la madre, quien permanecía en las instalaciones del Distrito VI.