•   GRANADA  |
  •  |
  •  |

El pequeño de ocho años fue remitido de emergencias al Hospital Amistad Japón Nicaragua, de Granada, al sufrir quemaduras de gravedad en el rostro y el cuello cuando se encontraba jugando en horas de recreo en el patio del colegio San Antonio, de esta ciudad. El niño cayó sobre una olla hirviendo en la que los docentes preparaban sopa para el almuerzo del viernes.

Yasser Antonio Ulloa, padre del afectado, manifestó su molestia por la irresponsabilidad de los maestros de disponerse a preparar los alimentos y prender fuego, en el lugar y la hora en que los estudiantes juegan y corren a lo largo del patio. “¿Por qué hacen eso a la hora del recreo si ya saben que los niños son inquietos y corren por todos lados? Es una irresponsabilidad de las autoridades del colegio, porque ponen en peligro la vida de los alumnos”, denunció.

El señor dijo que su hijo está siendo atendido por los especialistas del hospital, quienes lo mantienen en observación. “Las quemaduras más  graves están en el cuello, tiene bastantes llagas y me parte el alma ver cómo  llora del dolor. Me aflige no solo por lo que están sufriendo en este momento, sino por el futuro, porque seguramente va a quedar con cicatrices en su cuerpo”.

Aparentemente Benngie cayó a la cazuela producto de un empujón que le dio otro niño de tercer grado. Ulloa también denunció que en ocasiones anteriores el niño había llegado a la casa con rasguños en los pómulos y heridas en la boca.  “Hace menos de un mes una estudiante de sexto grado le dio una patada en la boca y le reventó los labios, en ese lugar hay muchas irregularidades”, aseguró el disgustado progenitor.

Expresó que trató de obtener una explicación por parte de la directora del San Antonio, pero no pudo, debido a que ningún funcionario quiso atenderlo. Recurrió –entonces- a la delegación del Ministerio de Educación que preside la profesora Benicia Soza, y ahí le prometieron una investigación al respecto.