•   Chinandega  |
  •  |
  •  |

A las dos de la mañana de hoy falleció en los pasillos de la celda preventiva de Chinandega Julio César Serrano, de 45 años, quien estaba detenido por escándalo y violencia intrafamiliar.

La denuncia fue interpuesta por su cónyuge Carmen Patricia Tijerino Cabrera, de 51 años, por violencia doméstica, ya que después de tres días de farra etílica, Julio César llegó al hospital materno infantil “Mauricio Abdalá”, centro de trabajo de su compañera de vida, donde inició un escándalo.

La situación hizo que la administración del centro hospitalario llamara a las autoridades, que procedieron a capturarlo a eso de las 8 de la noche del sábado, para remitirlo a las celdas preventivas.

En completo estado de ebriedad, y por las altas temperaturas registradas en la región, el ahora occiso solicitó a los guardas de turno que le dieran permiso de bañarse. “Tengo mucho calor. Quiero bañarme”, dijo literalmente según los testigos.

Dado que no se le consideraba un detenido de alta peligrosidad, le autorizaron solo a salir al pasillo, donde se recostó, quedó dormido profundamente y ya no despertó.

Los oficiales hicieron una revisión y se dieron cuenta de que el detenido no reaccionaba, entonces solicitaron la presencia del equipo técnico de Auxilio Judicial y al forense Róger Pereira Umaña, quien constató que el ciudadano no tenía signos vitales, y determinó muerte súbita por paro cardíaco.

El subcomisionado Uriel Gutiérrez, portavoz de la Policía de Chinandega, dijo que comunicaron a los familiares que el cadáver sería trasladado al Instituto de Medicina Legal, algo que consideraron innecesario, y que con el dictamen preliminar era suficiente.