•  |
  •  |

En un futuro cercano el móvil se podrá recargar con el calor que desprende la palma de la mano. Esta puede ser una de las aplicaciones de la nueva tecnología que están desarrollando científicos alemanes. Su objetivo es conseguir transformar la temperatura corporal en energía.

Para los investigadores del Instituto de Circuitos Integrados Fraunhofer, esta generación de energía se conseguiría gracias a diferencias de temperaturas entre ambientes cálidos y fríos. La transformación se lograría a partir de los mismos principios por los que funciona un generador termoeléctrico, dispositivo que en su forma tradicional es capaz de producir hasta 200 milivoltios.

Por ahora, los científicos han conseguido crear circuitos eléctricos que consiguen producir 50 milivoltios con calor humano como única fuente de energía. Además de recargar el móvil, esta tecnología está pensada para hacer funcionar aparatos médicos, como, por ejemplo, medidores de hipertensión o de pulso.