•  |
  •  |

Buenos días licenciada Sevilla.

Leo su columna todos los viernes y desde hace un tiempo he querido escribirle para ver si puede darme alguna respuesta a mi situación.
Tengo 20 años y desde hace menos de 1 año tengo relaciones sexuales con mi pareja. La primera vez no sangré y me dolió mucho, pero ya llevamos varias veces y siempre me duele al inicio y cuesta que pueda penetrarme bien durante todo el acto.

Leí algo referente al himen complaciente y coincide mucho con mi problema, así que no sé si será eso lo que tengo. Lo cierto es que quisiera un punto de vista profesional, si existe solución para esto, puesto que a pesar que deseo hacer el amor con mi novio, no me resulta del todo placentero.

Gracias estimada lectora por transmitirnos tu duda, la cual le remití a la doctora Vilma Noelia Martínez Castro, especialista en Ginecología y Obstetricia.

La doctora fue enfática al explicar que el himen complaciente, en general, no produce ningún dolor al momento en que se sostiene la relación sexual, “ya que debido a su fibra él puede dilatarse sin provocar ninguna alteración”.

Por lo tanto, la especialista optó por hablar acerca de que “cuando existen enfermedades inflamatorias en la vagina o infecciones en esta zona femenina es que puede haber dolor al momento de la penetración”.

“Una de las causas más frecuentes de dispauremia (dolor en el acto sexual) es el vaginismo, que es la contracción involuntaria de la musculatura vaginal de una manera mayor a lo normal”, prosiguió.

Asimismo, la especialista no descarta que tengas himen complaciente porque  “el hecho de no sangrar en la primera relación sexual puede ser compatible con esta condición, pero las relaciones dolorosas posteriores no tienen que ver con esto”, aseveró.

Como referiste que has leído en Internet acerca de la complacencia del himen, hurgué en algunos sitios electrónicos y me encontré con que hablan maravillas de una cirugía para romperlo, que la describen algunas mujeres como un procedimiento sencillo que no requiere más de diez minutos.

Al consultar a la doctora sobre esta mágica solución, me dijo que es una práctica antigua que no se realiza por himen complaciente sino por otros factores de peso. “La cirugía para himen se realiza cuando este no deja que el flujo de sangre menstrual sea normal pero no por otro motivo”, acotó.

Así que no me queda más que recomendarte la pronta visita a un ginecólogo, porque hay que evaluar si hay humedad o problemas de mala lubricación al momento de la penetración.

“La distención del himen complaciente no provoca dolor ni complicaciones a la hora del parto, que es cuando se rompe”, finalizó la doctora Castro Martínez.

Recuerden enviar duda o sugerencias de temas a lsevilla@elnuevodiario.com.ni

Tome Nota:
La doctora Vilma Noelia Martínez Castro, especialista en Ginecología y Obstetricia, atiende en el Hospital Hospital Salud Integral. Teléfono: 22512030