•  |
  •  |

ESPÉRAME MÁS ALLÁ

 

Si nos dijeran aún hay tiempo,

no es demasiado tarde.

 

En nombre de todos y para siempre

encenderíamos las palabras

y podríamos hacer lo que nunca hemos podido.

 

Por lo que pienso sé que el estar vivo

significa que hay latidos.

 

Y que cada cual mire al mundo según

el color de su sangre y el de los sueños,

si quedó allí algún espejo para mirarnos.

 

Y si la duda nos agobia al ser perseguidos,

de un momento a otro ha de llegar la luz

de la emoción con los secretos del silencio,

y la música que nace al caer las hojas

de los árboles, al volar las palomas.

 

 

LA NOCHE EN LLAMAS

 

En la noche nació el invierno

y del polvo se hizo el hombre

para sembrar la semilla en la tierra.

 

Por sus venas corre el fuego

aunque jugar con el fuego es buscar

la muerte, si no es que vives

como si lo estuvieras. Busca, y tal vez

en el rostro de otro hombre

te encuentras a ti mismo.

 

Ya no existe el invierno

ni el polvo. Ahora la palabra

nos llega húmeda de las raíces,

y no hay más fuego que el que nace de la noche.

 

 

LO OSCURO DESOLADO

 

Toma esta búsqueda incesante

de lo incierto.

 

Dame esa oscura jaula donde

habitan feroces deseos.

 

Aquí vive lo que fue inquietud

o asombro.

 

Y no es que yo no quiera irme,

sino que soy el hijo huérfano

del silencio,

y me destroza el aire.

 

Me hiere el barro tierno

y el lenguaje llano

y misterioso.