•  |
  •  |

Mi casa de León es totalmente ecológica…

Sus paredes son de pura tierra que, 

elevadas como una oración, 

se empinan en un perfecto equilibrio para no caer, 

ni siquiera desmoronarse, 

siendo todas orgullo y pasión mías…

 

Las paredes de mi casa de León se llaman de adobe, 

están hechas de tierra y zacate de conejo

y respiran como cualquier ser viviente, 

y entonces, 

el zacate de conejo está vivo 

y no se muere ni reseca. 

 

Las paredes de mi casa de León, no todas son de adobe. 

También se combinan con otras, que son de taquezal… 

Las paredes de taquezal

también son de tierra viva, 

altas y erguidas con un enjambre, 

si, 

un enjambre de reglas de madera.

 

En mi casa de León todo es mágico 

y en sus cielos rasos 

todavía habitan las mágicas manos 

de hombres que ha siglos las construyeron,

y yo,

mágica me siento y con amor la habito. 

 

Lilliam Valladares Morín 

 

Ticuantepe, miércoles 19 de octubre de 2011.