• |
  • |

Publicado por la prestigiosa Editorial Porrúa, y bajo los auspicios de la Universidad de Guadalajara, la segunda más importante de México, ya está circulando en los medios universitarios de América Latina, el libro intitulado “Universidad, responsabilidad social y bien público. El debate desde América Latina”. Se trata de un libro colectivo, cuya coordinación editorial estuvo a cargo del ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Dr. Juan Ramón de la Fuente, actual Presidente de Asociación Internacional de Universidades, y el Dr. Axel Didriksson, investigador del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM.

Los más reconocidos especialistas en educación superior de América Latina y el Caribe contribuyen con sus respectivos capítulos a esta importante obra. Ellos son: Juan Ramón de la Fuente (México), Axel Didriksson (México), Alma Herrera (México), Eduardo Aponte (Puerto Rico), Luis Eduardo González (Chile), Carlos Tünnermann Bernheim (Nicaragua), José Días Sobrino (Brasil), Luis Enrique Orozco Silva (Colombia), Ernesto Villanueva (Argentina) y Ernesto González Enders (Venezuela).

Sobre el capítulo escrito por el especialista nicaragüense, Dr. Carlos Tünnermann Bernheim intitulado: “Internacionalización de la educación superior y bien público social”, el Dr. Juan Ramón de la Fuente opina lo siguiente: “Para Carlos Tünnermann, nicaragüense, con una trayectoria que no puede resumirse en algunos párrafos, el concepto de bien público hace referencia a una construcción transversal, constituida desde la perspectiva de las conferencias regionales y mundiales de la UNESCO, así como desde la perspectiva de la internacionalización de la educación superior. Con el conocimiento activo y protagónico que tiene el autor sobre estos acontecimientos, dado su carácter de consultor y organizador de dichas conferencias, presenta en este libro una postura crítica hacia quienes han sostenido la idea de la conversión del bien público en un bien transable”.

En el capítulo a su cargo, el Dr. Tünnermann Bernheim expresa, entre otros, los conceptos siguientes: El concepto clave para resguardar, en un mundo globalizado y de mercados abiertos y competitivos, la autonomía, la libertad de cátedras y los principios esenciales que caracterizan el quehacer universitario, tal como hasta ahora lo hemos conocido, es el criterio proclamado por la aludida Declaración Mundial sobre la Educación Superior, que nítidamente define la educación superior como un bien público y el conocimiento generado en ella como un bien social al servicio de la humanidad.

En recientes reuniones de académicos latinoamericanos, se ha advertido el peligro que representa la pretensión de aplicar a la educación superior las normas del mercado que, al asumirla como un simple bien transable, la reducen al nivel de mercancía. El riesgo mayor proviene, en estos momentos, de la resolución adoptada en el año 2002 por la Organización Mundial de Comercio (OMC), de incluir la educación superior como un servicio comercial regulado en el marco del Acuerdo General de Comercio de Servicios (GATS, por su sigla en inglés.

Tampoco es aceptable la pretensión de declarar a la educación superior como “un bien público global”, pues el calificativo de global se presta a que no esté sujeta, en cada Estado, a las normas y regulaciones que soberanamente establezca cada país, y es una manera sutil de empujar a la educación superior a la órbita de la OMC y del GATS, sacándola de la jurisdicción de los estados nacionales y, por lo mismo, renunciando éstos a toda regulación o normativa que impida su libre circulación y comercio.