•  |
  •  |

El más reciente libro de Julio Valle-Castillo (Masaya, 1952) –poeta, ensayista, crítico de artes plásticas y literatura, investigador literario, pintor, prologuista, cronógrafo, editor y traductor de poesía latina–, lleva por nombre “La curva de la gaviota”.

Presentado en el Festival de Poesía de Granada en febrero de este año, el libro publicado por la editorial Anamá es una antología de poemas que fueron escritos en un periodo de treinta años y que abordan, por lo tanto, una heterogeneidad de temas como el arraigo provincial de la religiosidad, los recuerdos familiares, descripciones de la realidad mexicana, memorias del autor, evocaciones de la cultura nicaragüense, poemas de corte amoroso, entre otros.

Algunos de los títulos, de los cuales fueron tomados los poemas de este libro, son: “Invocación a la pianista”, “Balada de los músicos”, “Cantos de vida y desesperanza sin cisnes ni otros poemas”, “Lienzo del pajaritero” y “Golpe de mando”, todos seleccionados por el propio Valle-Castillo y escritos principalmente en Estados Unidos, México y Nicaragua. En ellos, el poeta “adopta los recursos más importantes del exteriorismo cardenaliano para adoptarlos a sus propios métodos de diversificación discursiva”, en palabras de Erick Aguirre.

La poesía de Valle-Castillo, como diría Iván Uriarte, está “contagiada de una celebración constante, donde el humor, la gracia y la inventiva se dan cita para darle al poema todos sus matices necesarios”; pero llegar a ese punto le ha significado una amplia carrera poética, que se remonta a sus inicios como colaborador en LaPrensa Literaria, donde fue presentado en 1970, a sus 18 años, por Jorge Eduardo Arellano.

Además de sus estudios de Artes y Letras en la Universidad Centroamericana, y los de Lengua y Literatura Hispánica que cursó en la Universidad Nacional Autónoma de México, gozó el privilegio de tener como maestro a Ernesto Mejía Sánchez, quien promovió su presencia en recitales y actos públicos en la ciudad donde él era catedrático de la UNAM, en México D.F.

Con más de seis libros de poemas publicados –traducidos al inglés, francés, portugués, hebreo, japonés, ruso, alemán, búlgaro e italiano–, Valle-Castillo, considerado uno de los mejores poetas surgidos a finales de los 60, ganó el Premio de Poesía “Rosario Castellanos” (1975) en México, y el Premio Internacional de Poesía Pablo Antonio Cuadra (2012), en Nicaragua.

Julio Valle-Castillo es también miembro fundador del Centro Nicaragüense de Escritores (CNE), miembro de número de la Real Academia Nicaragüense de la Lengua Española y recientemente recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC) de Nicaragua.