•  |
  •  |

La magia de los recuerdos la lleva a la sala de su casa, donde siendo niña bailaba, también la transporta a los años de secundaria, cuando participaba en las actividades del colegio en el género danza, sin saber que era una pasión. Luego entró a la Escuela de Danza y no volvió a salir de ella, así se resume el coqueteo de Gloria Bacon con este arte.

Los años han pasado y ahora esta maestra de la danza es un icono en el género contemporáneo y una voz experta que se ha labrado camino con mucha entrega.

En el plano económico no existen en nuestro país instancias de compañías nacionales, municipales o regionales que garanticen un salario como bailarín o coreógrafo, como en otros países de Centroamérica, asimismo, afirma que tampoco la empresaprivada invierte mucho en productos artísticos, por lo que para captar su interés necesitas ofrecer productos comerciales.

¿A qué se debe esa falta de apoyo?

Lógicamente a la miopía de no ver elvalor intrínseco para el desarrollo del país mediante la inversión en cultura. Por este lado, sí ha sido dificil, no me he podido dedicar solo a la creación e interpretación, como me hubiese gustado como artista, sino que he tenido que ser gestora, impartir clases en diferentes lugares, etc., esto te desgasta mucho. Sin embargo, todas estas limitaciones me han permitido, a la vez, tener un carreramuy larga, siempre estoy en constante desafío para resolver los proyectos de Danza Contemporánea de Cámara y de la escuela Espacio Abierto.

 ¿Cuál considera es su principal aporte al país?

Haber continuado en los años 90 con la Danza Contemporánea como género danzario, creando en 1995 la Escuela de Danza Espacio Abierto. Esta escuela le dio oportunidad a una cantidad de jóvenes a incursionar en la danza, a conocer su cuerpo y a expresar sus sentimientos. Con un programa de becas se formó a excelentes bailarines como Víctor Cruz, William Alemán, Kathia Jiménez, María José Zelaya, Marjorie Cáceres, Luisa Barahona, algunos dedicados a bailar y otros a transmitirsus conocimientos.

Otro aporte es la creación del Festival Internacional de Danza Contemporánea, que por 20 años ha permitido a los artistas de la danza y al público mantener un contacto vivencial con el quehacer danzario nacional e internacional.

Creo que es una plataforma importante que debe ser potencializada por las autoridades de Cultura, de Turismo, de nuestro país, e incluso por el sector privado, y fortalecer un espacio cultural que proyecte a Nicaragua nosolo a nivel centroamericano, sino mundial.

¿Cómo ha sido su experiencia como maestra de danza?

Muy gratificante, a la vez dolorosa. Gratificante, porque logras ver a jóvenes que comienzan sin saber cómo utilizar su cuerpo para expresarse, a lograr que luego ellos, además de dominar la técnica y expresarse con ella, formen a otros jóvenes o que crean nuevas danzas; y dolorosa, pues he visto a jóvenes con verdadero talento y gran potencial tener que dedicarse a actividades no artísticas al no encontrar en la danza una opción para vivir dignamente.