•  |
  •  |

La editorial Alfaguara ha publicado un nuevo libro de cuentos de Sergio Ramírez titulado Flores oscuras, el cual se estará presentando en Managua el próximo jueves 13 de junio de 2013 a las 7 de la noche en la Alianza Francesa de Managua.

Flores oscuras se ha presentado en España, Argentina y México. Managua es la primera capital centroamericana donde se presentará, para seguir con una gira por el resto de la región. El libro se compone de doce cuentos escritos en Managua, Masatepe, Costa Rica e Italia, entre los años 2007 y 2012, exceptuando uno (La cueva del trono de la calavera) que fue iniciado en los años sesenta.

El estilo de esta nueva obra obedece a una característica clásico del autor, con descripción de personajes, acontecimientos y escenarios tan reales que se mezclan entre la nota periodística, los folios de abogados y juicios, y la ficción, con testimonios en primera persona que dan veracidad a los argumentos.

Por esa razón se ha invitado a participar en la presentación a un conversatorio con los periodistas Octavio Alfonso Enríquez y Carlos Salinas Maldonado, quienes hablarán de la fina línea entre el periodismo y la literatura.

En este nuevo libro de cuentos, Sergio Ramírez regresa al género literario con el que comenzó a publicar en el año 1963: el cuento. Flores Oscuras es una recopilación de doce cuentos escritos entre 2007 y 2012, en los que se evidencia la riqueza expresiva y el excelente dominio de la técnica narrativa del autor.

Los cuentos de Ramírez contienen todos los ingredientes del género corto latinoamericano del siglo XX. En sus relatos hay amor, muerte, poder, ternura, ironía, sarcasmo, humor, crítica social, corrupción, violencia... Estilísticamente, los relatos oscilan entre el cuento popular y la crónica periodística, son originales e intensos y están aderezados con pequeñas dosis de magia, sorpresa y fantasía.

El autor sitúa todos sus relatos en Centroamérica, la mayoría de ellos entre la Nicaragua actual y la de la Revolución Sandinista. El universo literario de Ramírez está formado por jueces y abogados corruptos, boxeadores, ladrones de poca monta, personajes de circo, ex-guerrilleros, niños, hombres, mujeres enamoradas… El escritor se convierte así en intérprete de la realidad centroamericana, una realidad en la que el poder, tanto el político como el ejercido por el narcotráfico, es la gran fuerza que lo mueve todo.

Los cuentos de Ramírez se leen de una vez, y nos trasmiten imágenes de una Centroamérica violenta e intensa pero a la vez mágica y fascinante. Estamos ante doce relatos sorprendentes que van de lo fantástico a lo periodístico. Los personajes batallan contra sus propios conflictos y esconden sus propios secretos. Sergio Ramírez se asoma a los misterios del alma humana en estos doce relatos llenos de colores vivos y negras sombras.

 

Sipnosis

“Adán y Eva” es el bar dónde un juez queda para charlar con su Conciencia sobre un asunto que no le deja dormir: le han ofrecido una suma importante de dinero para que sea benevolente con un hombre que está siendo juzgado en un caso de narcotráfico.

En “La puerta falsa” un boxeador de poca monta alcanza el éxito librándose así del “magro manto del anonimato”.

“La cueva del trono de la calavera” es un relato sorprendente en el que dos niños juegan a ser aventureros. El más pequeño, Tito, hace todo lo que le dice el mayor, Jefe. En la narración se van intercalando dos momentos y sucesos que parece que nada tengan que ver. Al final se nos descubrirá el secreto.

En “Ya no estás más a mi lado corazón”, un hombre recuerda un suceso acaecido en su pueblo cuando él era un niño de trece años: la trapecista y amazona del Circo de los hermanos Garrido, la sin par Mireya, fue encontrada muerta, asesinada. El juez instructor del caso interrogó a los sospechosos. Con esto como telón de fondo, Ramírez aprovecha para descubrirnos todos los personajes singulares que trabajan en este Circo pobre que pasea sus engendros por los pueblos de Nicaragua.

“Las alas de la gloria” relata de forma periodística la muerte a manos de un menor de José Trinidad Aranda Calero y las pesquisas policiales que le sucedieron. Descubrimos así que el asesinado fue guerrillero, y que en un momento de la contienda fue tocado por las “alas de la gloria” antes de hundirse de nuevo en el abismo del olvido.

En “La colina 155” dos excombatientes contra la dictadura de Somoza se reencuentran en el jardín de uno de ellos, convertidos, uno en un abogado sin escrúpulos y corrupto y el otro en un ladrón de poca monta. Un suceso, dos posibles historias, un reencuentro seguro: el de un soldado y su jefe de destacamento, unidos por una historia singular.

En “No me vayan a haber dejado solo”, un hombre recorre su historia familiar a través de una fotografía antigua. De los familiares que posan en ella pasará a describir todo lo que rodeó el momento en el que el fotógrafo tomó la instantánea y las estancias en las que vivió su niñez.

“Ángela, el petimetre y el diablo” es un cuento fantástico que narra magistralmente la vida de una familia en la que la única hija soltera que aún convive con sus padres, ancianos ya, comienza a verse con un “señorito” en una relación que parece no ir a ninguna parte.

En “El mudo de Truro, Iowa”, el protagonista relata en primera persona su historia familiar, la de un hombre callado y con dificultades para aprender idiomas que acaba casándose con Charlotte, una americana de Iowa, inseminadora artificial. Una historia divertida, en clave de humor, con problemas de comunicación incluidos.

En “El autobús amarillo” una mujer embarazada espera que los socorristas encuentren a su marido, que ha desaparecido mientras se bañaba en el mar un domingo de pascua a las dos de la tarde. De la incredulidad a la certeza pasando por la angustia. La mujer se niega a creer que su marido no vaya a regresar vivo.

“Abbot y Costelo” son los dos perros rottweiler que matan al ladrón Natividad Canda Mairena en este relato desgarrador con estructura periodística en el que se describen, en estricto orden, los hechos, el occiso (el asesinado), el shock hipovolénico (el motivo de la muerte), los perros (los asesinos), la reconstrucción de los hechos y la sentencia judicial del caso.

“Flores oscuras”, el relato que da nombre a esta obra, es un cuento realista en el que el protagonista es el propio autor en sus últimos días de viaje por Italia. Visita una galería de arte y se detiene a observar el cuadro de La Última cena de Daniele Crespi. De repente un desconocido se le acerca y comienza a charlar con él sobre cómo ha sido representada esta última cena por diferentes pintores y sobre el papel de Judas en la historia bíblica.