•  |
  •  |

En el corazón de León, en cuatro casas solariegas con enormes corredores, construidas en los siglos XVIII y XIX, se encuentra la mejor y más completa muestra de arte de Nicaragua. Desde Picasso, Rubens, Braque, Chagall, hasta obras de los mejores pintores de Latinoamérica y nuestro país, son exhibidas en el Centro de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián, que el próximo mes estrenará nuevas salas, donde se expondrá lo mejor del arte: plástico, visual, contemporáneo.

El Centro de Arte funciona desde hace trece años y reabrirá sus puertas el próximo 10 de noviembre para exhibir una colección de arte contemporáneo, compuesta por las obras premiadas en las bienales de artes visuales de Nicaragua y Centroamérica.

“Una vasta colección de arte universal expuesta en cuatro casas coloniales leonesas intercomunicadas, hacen de este Centro de Arte un referente cultural centroamericano”, sostuvo Juanita Bermúdez, coordinadora del Programa de Arte de la Fundación Ortiz Gurdián.

De gran simplicidad, notable sobriedad y con amplios salones y jardines, el Centro de Arte es también una muestra fidedigna de la arquitectura leonesa. Altas y gruesas paredes de adobe, grandes ventanales, faroles, vigas de madera, pisos y muebles de antaño. Las obras son parte de la colección de arte universal de la familia Ortiz Gurdián.

El recorrido por este Centro, que se extiende por más de dos horas, inicia en la Casa Norberto Ramírez, donde se exhibe imagenería barroca del S.XVIII y del S.XIX y retablos estilo gótico de arte sacro.

En la segunda sala de esta casa se encuentran las pinturas más antiguas, del S.XV y S.XVI, entre ellas obras de la Escuela de Ferrara y escuelas alemanas, austríacas y belgas.

“La Asunción de la Virgen”, un óleo de 193 x 188 cms. de la escuela de Rubens, se exhibe en conjunto con cuadros del Círculo de Andrea Procaccini. Hay una Sala del Retrato Europeo y otra de Arte Sacro de Latinoamérica. En uno de los corredores de la Casa Norberto Ramírez está expuesta una muestra de cerámica precolombina, de la colección privada de Manuel Ignacio Lacayo.

En la Sala VI se muestran grabados de la vanguardia europea: Braque, Chagall, Francois Desnoyer, Picasso, Maurice Utrillo y otros.

Afuera, en el corredor, hay muestras de arte nicaragüense. Ahí un collage sobre lienzo titulado “Cinco figuras cósmicas”, de Alejandro Aróstegui, y un políptico de Orlando Sobalvarro denominado “Autorretrato”. Hay una sala con la Colección de Desnudos del 79 de Armando Morales, donde también se muestran piezas del maestro Rodrigo Peñalba.

Al concluir la visita en la Casa Norberto Ramírez, se inicia un recorrido por la obra de los artistas plásticos centroamericanos, en la Casa Delgadillo. La “Colección Integración” incluye fotos del guatemalteco Luis González Palma, un óleo sobre tela de Fernando Saravia, esculturas de Ernesto Cardenal y de Orlando Sobalvarro; pinturas de Leoncio Sáenz y de Leonel Vanegas.

Las nuevas salas están ubicadas en la Casa Deshon, adquirida por la Fundación Ortiz Gurdián en 2012 y restaurada para acoger la colección de arte contemporáneo. Tiene cuatro corredores, un jardín en el centro y varios salones.

A partir del 10 de noviembre, cuando se inaugure, habrá aquí exposiciones temporales y salas para videoinstalaciones, una sala para videoconferencias y en las otras estarán instalaciones de diversos artistas. Cuando empiece a funcionar, se expondrán durante seis meses las obras de artistas participantes en las bienales. Comenzarán con una exposición de Patricia Belli, compuesta de ocho piezas.

Cruzando la calle, en la Casa Derbyshire, se podrá apreciar una muestra de arte latinoamericano de autores jóvenes.

Justo aquí se encuentra el taller de restauración, a cargo de Juan Esteban Collaguazo y Elva Alvear, quienes tienen la cuidadosa labor de restaurar y mantener las obras. Ambos son ecuatorianos que llegaron al país hace más de una década. Collaguazo es especialista en restauración y museología, y Alvear en artes plásticas.

“Tener en nuestras manos un grabado de Picasso, un óleo o una pintura tabular de Rubens, nos hace consagrar a nosotros como verdaderos maestros”, comenta Collaguazo.

El Centro de Arte Ortiz Gurdián fue inaugurado en diciembre del año 2000 con la casa Norberto Ramírez; luego fue ampliado, en 2002, con la casa Derbyshire; en 2006 fue inaugurada la casa Delgadillo, y en 2013 la casa Deshon.

Las cuatro casas que lo conforman pertenecieron a ilustres familias de la ciudad de León. Fueron adquiridas y restauradas a partir de 1999 por la familia Ortiz Gurdián con el genuino deseo de que albergaran en sus interiores parte de la colección de arte universal que a través de muchos años ha venido conformando, y así poder compartirla con sus compatriotas y visitantes internacionales.

El Centro está ubicado en la intersección de la Calle Real (Avenida Rubén Darío) y frente a la Iglesia de San Francisco, en León.

 

Admisión

La admisión general para nacionales cuesta C$20, para extranjeros US$1, para estudiantes con carnet C$10 y es gratuita para niños, mayores de 60 y grupos escolares. Los domingos la admisión es gratis.

 

La Fundación Ortiz-Gurdián

Fue concebida como una institución sin fines de lucro para coadyuvar en el desarrollo cultural de Nicaragua. Su objetivo inicial fue la organización de la Bienal de Pintura Nicaragüense, cuya primera edición tuvo lugar en 1997. En 2001, el ámbito del evento se amplió a Bienal de Artes Visuales.

Paralelamente, otros empresarios privados de la región centroamericana crearon organizaciones similares e instituyeron las bienales de sus países.

Esto dio lugar a celebrar un evento regional: la Bienal de Artes Visuales del Istmo Centroamericano, en la que conjuntamente participan artistas de los seis países y ha contribuido en gran medida a proyectar el arte centroamericano en el plano internacional.

 

Horarios:

Cerrado lunes

Martes a viernes: 9:00 a.m. a 5 p.m.

Sábado: 9:30 a.m. a 5:00 p.m

Domingo: 9:00 a.m. a 4:00 p.m.