•  |
  •  |

En Granada, Nicaragua, nació una voz que ningún viento ha podido apagar a lo largo de los años. Fuerte, increpante y sobre todo despertadora de conciencia, ha estremecido el mundo y ha tenido eco, al punto de llegar a consagrarse en el pódium de las más respetadas de la literatura.

De personalidad exuberante, esa que lo lleva a condenar las injusticias con enérgicos discursos o a guardar el más profundo de los silencios ante la prensa si así estima conveniente, Ernesto Cardenal, el padre Cardenal o simplemente "el pueta", como muchos le llaman, ha logrado convertirse en el referente obligatorio de las letras nicaragüenses.

Este 20 de enero Cardenal cumplirá 90 años de edad, un acontecimiento que el mundo está celebrando de diversas formas, sobre todo, con homenajes literarios enfocados en hacer llegar a los lectores los poemas más emblemáticos del monje trapense, padre de Solentiname, moldeador de esculturas y, sobre todo, espíritu revolucionario.

Llegar a 90 años con la lucidez y el temple que muestra Ernesto Cardenal no es para cualquiera. El escritor viaja por el mundo a dictar recitales como si fuera un adolescente, a pesar de que los años ya le han pasado factura a su salud.

Vocación poética

Sin embargo, todo apunta a que cuenta con un pulmón extra llamado poesía, ese que no solo lo oxigena sino que le da sentido a su existencia, no en balde declaró en el homenaje que se le rindió en diciembre en México: "Una de las vocaciones que tengo es la religiosa, que me llevó al sacerdocio, pero la primera vocación, la vocación natural mía, con la que yo nací, es la poesía. Desde muy pequeño, antes de poder escribir, hacía poemas que decía de mi memoria, y sigo siendo poeta”.

Hablando de ese plus cabe resaltar que estuvo presente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde se presentó "Noventa en los noventa", una antología con prólogo y selección de Sergio Ramírez Mercado, publicada por Trilce Ediciones y en la que se incluyen 90 poemas de sus diversas etapas.

Cardenal se mostró muy contento con la obra, de la cual expresó: “Tal vez es el mejor libro que me han publicado, es el mejor regalo que me han podido hacer en esta feria”.

Argentina presente

Y Argentina no se quedó atrás. A través de editora Patria Grande se sumaron a la fiesta con la publicación de tres tomos titulados "Poesía Completa", los que serán distribuidos de forma gratuita por el Ministerio de Educación de ese país.

Esta antología fue prologada por el escritor venezolano Luis Alberto Angulo, quien ve en Cardenal a un poeta que pasó de lírico y subjetivista a solar, diáfano y de tono épico, gracias a la poesía de Ezra Pound.

Angulo plantea que Cardenal es "por merecimiento de su talento y voluntad creadora, uno de los más célebres y dilatados poetas contemporáneos de Latinoamérica. Su fama se debe a una producción lírica aparentemente irregular para algunos, pero notable y definitivamente inigualable para casi todos".

El venezolano también aprovecha las palabras de Paul Borgeson acerca de que "Cardenal provoca y reta a cuantos lo leen, pues se escapa de las categorías poéticas, teológicas y políticas normativas, para difundir sus propias ideas y múltiples actividades públicas en una sola obra vital, innovadora y renovadora".

Se ha conocido extraoficialmente que están preparando diversas actividades para celebrar el cumpleaños de Cardenal en Nicaragua, sin embargo, aun no se han revelado detalles.

"Noventa en los noventa"

En esta visión monumental, donde todo se funde y se condensa, no solo entra la mística como íntima vivencia personal del poeta, y entra la exploración científica de los cielos; entran también los recuerdos de su propio pasado, una revisión que vuelve a ponernos delante de muchos de los temas de sus poemas de otras etapas, la vieja Granada de su infancia, las muchachas que amó en la adolescencia, los episodios de su juventud, toda una visión cinética de ese pasado que viene a ser como un gran final de fiesta y que se funde en los misterios de la creación y en los de la existencia, del cosmos al microcosmos, de los agujeros negros a la célula, de las galaxias perdidas a los protones, y se funde en la misma mirada mística que busca en el Creador la explicación de todas las cosas, amor, muerte, poder, locura, pasado y futuro, formas todas de la eternidad".

 

Fragmento del prólogo de Sergio Ramírez.