•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin haber tenido el placer de conocerla, fácilmente la imagino llamando la atención en las tertulias culturales,  gracias a la descripción que de ella hiciera la escritora y periodista Helena Ramos.

"Siempre vestía de negro, usaba anteojos negros, el cabello teñido y lucía muy maquillada, tenía un aspecto bastante peculiar", con estas palabras Ramos nos aproxima a la escritora María Teresa Sánchez, a quien el Banco Central de Nicaragua (BCN) ha dedicado el premio literario que impulsa anualmente.

Helena Ramos fue la encargada de editar el libro "Obra escogida", una publicación del BCN en la que condensa los poemarios y cuentos cortos más significativos de Sánchez.

¿Qué significa María Teresa Sánchez para la literatura nacional?
Es una figura bastante peculiar, porque es la única que ha obtenido en cuatro ocasiones el premio Rubén Darío en diferentes géneros.

Es un hecho no común, pero además tiene facetas innovadoras, porque cuando ella comenzó en los 40 había muy pocas poetas. En su época fue la única figura femenina notable, pero eso no significa que por ser la única le prestaban atención, sino que ella marcó varios hitos por medio de sus escritos.

No vamos a decir que fue una escritora genial, pues era influenciable y desigual, lo segundo es bastante común, pues más bien son excepcionales los artistas que mantienen un determinado nivel. El hecho de que ella tuviera varios poemas, no de tan alta calidad, no le quita méritos a los que sí lo tienen.

¿Qué caracterizó su narrativa?
Ella hacía narrativa corta. En los  años 40 comenzó a publicar textos sueltos. Posteriormente hizo un libro de narrativa corta llamado "El hombre feliz y otros cuentos", que resiste la lectura actual por la muestra estilística, la novedad de los temas, por el enfoque interesante de los personajes y sin duda merece ser leído. Por desgracia no existe la obra completa de ella, porque no se ha logrado reunir, pero la obra selecta quedará para siempre en las antologías, porque tiene un tono propio, aunque no ha sido estudiada lo suficiente.

¿Por qué no ha sido estudiada a como se debe?
Porque a menudo se resalta otra faceta de ella, que es la de editora de la revista Nuevos Horizontes y de muchos libros importantes en su editorial que se llamaba igual que la revista. Publicó mucha literatura nacional. Esta faceta es la más trabajada y se le elogia merecidamente.

¿Qué obras importantes publicó?
Toda  la obra de Manolo Cuadra, además de Cosmapa, de José Román, y una lista larga. Hay que apuntar que en ese tiempo el trabajo editorial no representaba ingresos. Ella tenía una imprenta en la que hacía recibos comerciales y otras cosas y de esas ganancias financiaba sus labores culturales.  No era una mujer rica, no tenía capital, no provenía de una familia adinerada. 

¿Por qué se dice que su vida es un misterio?
El origen de ella es un misterio. Ella no se llamaba María Teresa Sánchez, sino que ese era su seudónimo por razones que no se conocen con exactitud. En la partida de nacimiento que presentó cuando se casó aparece María Teresa Larios, conocida como María Teresa Sánchez. Ese era uno de los secretos que guardó con ahínco. Sobre su vida personal ella mentía mucho.

¿Por qué cree que mentía? 
Ella estaba tratando de reescribir su vida. No mentía con el propósito de obtener ventaja, sino que parece que en su infancia o en su juventud, el hecho de haber sido hija natural fue traumático, por ello prefería no pensar en eso.

En cuanto a la vida personal la tomaba como escribir una novela. No era una mentirosa común y silvestre. No se le puede juzgar porque inventaba, sino que estaba creando una leyenda. 

Su infancia y juventud son un misterio y emerge trabajando en el hotel Ayala, no le gustaba que le mencionaran ese lugar que era propiedad de su padrastro y de su mamá. Considero importante recoger la verdad documental, porque saber la verdad sobre su vida hará mayores sus méritos, pues no se crió en un ámbito intelectual, no fue rodeada de escritores, pero logró destacarse.