•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Giro descolonial en el arte mesoamericano” es el nombre de la exposición organizada por la artista Claudia Fuentes de Lacayo y el Instituto Nicaragüense de Cultura, con el objetivo de reivindicar el valor de las culturas ancestrales en su esencia pura, antes de la intervención colonizadora. 

Marcela Valdeavellano, curadora de esta muestra, la define  como “un periplo didáctico para el público, sobre la mirada de artistas visuales centroamericanos puesta en descolonizar la mente del consumo y la globalización imperantes, hacia la inmersión en las  culturas endógenas como temática, con el fin de reflexionar sobre la sabiduría de los pueblos aborígenes y poner en entredicho la herencia hegemónica del pensamiento Occidental, que damos por un hecho, pero que puede plantearse simplemente como la manera colonial de entender el mundo que nos subalterniza y nos hace repetir modelos exógenos”.

“Descolonizar la mente es volver la mirada a otras culturas y a su manera de entender lo que nosotros, como herederos del pensamiento occidental, damos por un hecho, pero que puede ser valorado bajo otras instancias por las culturas originarias o por individuos o colectivos que han privilegiado la consciencia sobre las acciones y conocimientos usuales”, resalta Valdeavellano.

Trayectoria 

La maestra Claudia Fuentes de Lacayo es una de las primeras artistas descoloniales de Nicaragua, ella comparte que “toda la vida mi tema casi único ha sido la cerámica precolombina, me imagino que es porque mi papá era amante de la cerámica, tenía su colección, desde pequeña nos enseñó las diferencias entre los tipos de cerámicas, los dibujos que utilizaban, etcétera. Me imagino que eso se aferró en mi inconsciente y me llevó a trabajar en esa línea. Lo descolonial es relativamente nuevo, porque lo trabajaba inconscientemente, pero ahora tengo más conocimiento y desde hace unos cuatro años gozo de conciencia pura acerca de que mi trabajo es descolonial”, comparte.

Asimismo, argumenta que “los colonizadores, cualquiera que sea, buscan subyugar, quitar la cultura original para imponer lo de ellos, sus creencias, sus tradiciones, su modo de pensar, su doctrina, su modo de ver a Dios. No solo los españoles hicieron eso, sino todos los colonizadores, nosotros lo que queremos con esta exposición es rescatar esa cultura que ha estado enterrada, abandonada, pisoteada, menospreciada, rescatarla porque ha sido menospreciada no porque sea inferior, sino sencillamente porque es diferente a lo que el colonizador impuso”.

Este movimiento artístico que nos une en la muestra que inauguraremos el martes 17 de octubre  en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío quiere rescatar y darle valor a nuestra cultura ancestral. 

“Marcela Valdeavellano conoce a los artistas de los diversos países y ella nos ha agrupado para esta muestra, todos en algún momento han dedicado espacio a lo descolonial, a la cultura indígena”, subrayó Fuentes de Lacayo.

Ella presentará cuatro piezas, en una representa a la sociedad de consumo con el código de barras, utiliza la cinta con grabados precolombinos y sus tramas características que entran a una olla y salen convertidas en código de barras, también aborda la cultura del desecho con latas que están dentro y fuera del cuadro.

También mostrará una pieza con los valores de mercado que los contrapone con las cintas precolombinas.

Esculturas 

Doña Ilse Ortiz de Manzanares, al igual que Fuentes de Lacayo,  desde 1970 ha trabajado la temática descolonial y en esta muestra presentará esculturas de reciclaje.

“Llevo una escultura en la cual trato de mostrar, con mis diseños siempre, que el indio también buscaba a Dios y es el mismo Dios, nada más que no lo llaman Jehová o Jesucristo,  a los que nosotros les ponemos una cara, ellos ya tenían esas creencias”, comparte.

Asimismo, dijo que pensando en el firmamento, lleva otra pieza que tiene esferas que funcionan como planetas, “porque ellos se guiaban mucho por la luna para medir el ciclo de sus siembras. También llevo otra que implica muchas vidas a la vez: la del que hizo la lata,  la vida del que la llenó, el que la vendió, el que la tomó, el que la desechó, el que la recogió para llevar comida a su casa, al cual se la compré para transformarla en arte”.

Además, la artista adelantó que en la inauguración de la exposición que permanecerá disponible hasta el 31 de octubre, habrá bocadillos precolombinos, música ancestral y sobre todo una muestra de vasijas y ollas funerarias que pueden llegar a alcanzar hasta los 750 años a.C.

Artistas invitados

Esta muestra representa la multiplicidad de miradas descoloniales de nuestra región. Presentamos un breve perfil de algunos de los participantes, esbozados por Marcela Valdeavellano.

David Ordóñez Lacayo

Doctor en Arquitectura, David Ordóñez es un maestro descolonial del arte guatemalteco desde 1970, fundador de la galería de arte El Dzunun y museo Ixchel del Traje Indígena, Patronato de Bellas Artes. Recientemente fue galardonado con el premio internacional Goya en la Bienal de Barcelona 2017, en donde destacaron sus tanates y chales aborígenes, formando una bolsa que contenía glifos mayas, esto como una imaginación de crear conciencia sobre las identidades de su país de origen. Los críticos del arte han descrito su obra como la que teje el significado original que habita en nuestra memoria aborigen.

Luis Enrique Morales Alonso

El arquitecto nicaragüense Luis Enrique Morales se ha venido expresando a través de los metales desde hace más de cuarenta años. Él se ha inclinado por la investigación de las memorias originarias, los signos y símbolos que se reflejan en nuestro entorno como espejos de nuestro pasado. Le cautiva la mitología de nuestra cultura precolombina. Explora agrediendo, rayando, puliendo, cortando y estrujando láminas de metal. Golpeando y martillando las hojas de acero. Coleccionando alambres, hierros y desechos sarrosos que han pasado por manos de obreros y maestros de obra.

Ricardo Alfieri

Maestro del arte descolonial en Costa Rica desde 1980. Ricardo Alfieri se ha dedicado a resarcir la memoria precolombina del olvido del consumo masivo y de la mirada eurocéntrica sobre el arte en general. Es presidente de la Asociación Costarricense de Artistas Visuales (ACAV, 2017); y fundador y director del taller de arte Gráfica Génesis, donde ha tenido la oportunidad de investigar y desarrollar la técnica del grabado junto a importantes artistas nacionales y realizar propuestas gráficas para los museos regionales.

Margarita Lucía (Maggie) Valero Cuevas

Maestra del arte descolonial de México desde 1980. Su búsqueda personal ha incluido indagar sobre Ciencias Religiosas, además de estudios de otras escuelas filosóficas como el misticismo judío y su simbolismo. Actualmente su interés artístico se centra en la exploración de materiales “simbólicos” que reúne, para expresar una perspectiva de sus propias vivencias, a través de obras relacionadas con actividades o temas femeninos que integran los elementos usados en su vida cotidiana, como es el arte textil y el grabado.

Alessandra Sequeira

Es considerada como la artista descolonial del nuevo milenio en Costa Rica. Los trazos largos y precisos de Alessandra, su destreza y control de la técnica se evidencian en cada pieza, dado su alto nivel de acabado en sus obras abstractas que destacan por su delicadeza y detallismo. Debido a la epigenética, término que viene de la palabra griega ‘epi’ que significa por encima, o sea, por encima de la genética, estos fenómenos que parecen mágicos, paralelos al profesionalismo de la artista, hacen posible que su percepción del Universo y su producción artística contribuyan activamente a ampliar nuestro ser y a estar en el mundo.

Laura Báez de Lacayo

Estamos ante una de las fundadoras de la Nueva Pintura Nicaragüense del siglo XXI. Desde hace casi una década Laura Báez de Lacayo viene aportando a la pintura nicaragüense elementos nuevos desde el lenguaje abstraccionista; telas, texturas, volúmenes y elementos naturales virtualmente capturados como el agua y el fuego, fundido en el antiguo tema académico El Bodegón (naturaleza muerta).

La pintura actual de Laura nos presenta dos grandes componentes: por un lado ese lenguaje abstracto depurado, y por el otro un contenido venido de la realidad,  por ejemplo “Las comidas nicas”.

Pedro Canivell Arzú

Pedro, el escultor y artista descolonial del nuevo milenio, de nacionalidad guatemalteca y española, decidió elegir los puntos ciegos de la cultura hegemónica como punto de enfoque de su trabajo escultórico individual y colectivo. Unido a la necesidad de recuperar la naturaleza dañada en el lago de Atitlán, que alberga su proyecto, participa también en esta muestra con el “pato poc”, ave endémica que despareció por la falta de visión ecológica en el lago.