•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El poema “Lo fatal”, de Rubén Darío, pertenece a una de sus obras cumbres: “Cantos de Vida y Esperanza” (Madrid, 1905), la cual corresponde a la etapa de madurez del autor, en la que agobiado por la cercanía de la vejez y la muerte, expresa en versos sus propios sentimientos.

La formación literaria de Darío fue amplia y variada. El que mejor ha abordado este aspecto es Charles D. Watland, quien dedicó su tesis doctoral al estudio de las influencias literarias en Darío. Este estudio, que es una verdadera joya, nos revela al poeta como un lector infatigable y, de la mano, nos permite conocer sus fuentes de información, desde la cultura europea, hasta los  clásicos grecolatinos y castellanos primitivos.

Hay amplios estudios que abordan la influencia de los castellanos y los franceses en la formación literaria de Darío, pero es poco lo que se ha escrito sobre la influencia de escritores alemanes en la obra dariana, obviando a Nietzsche como escritor y filósofo, Heine y Wolfang von Goethe son los más grandes poetas alemanes que influyeron en Rubén. Watland demuestra que Darío leía a Goethe, desde antes de su viaje a Chile.  

En las “Obras Poéticas” completas de Rubén Darío, editada por El Ateneo de Buenos Aires en 1953, aparecen los poemas de juventud, realizados entre 1881 y 1885. En esta obra se localiza el poema “Espíritu”, que en una de sus estrofas hace alusión a Mefistófeles, personaje principal del “Fausto”, y a Goethe mismo: “¡Mefistófeles! -grita el hombre airado-/ ¡Mefistófeles cruel!/ ¡Genio eterno, gigante dibujado/ por goethico pincel!   

Darío conocía las obras de Goethe y lo admiraba. Hay constancia en sus obras, referencias claras del “Fausto” y del “Werther”, él mismo dijo en algún momento: “La comprensión del gran poema goetheano es honda y  para atrevidos vuelos”. Raúl Silva Castro anota en su obra: “Rubén Darío a los 20 años”, que Samuel Ossa Borne, al describir la cultura literaria de Darío alrededor de 1887, menciona que “ Heine y Goethe estaban entre sus predilectos”.    

Darío no hablaba ni leía alemán, pero leía a Goethe en  francés y  español. Las obras de Goethe desde  principios del siglo XIX comenzaban a llegar a España, llevadas por intelectuales que habían migrado a París y Londres, así sus obras comienzan a aparecer en revistas como La Abeja, La América, revista ibérica e hispanoamericana. En 1881 recuerda Darío que el salvadoreño Ignacio Gómez había traducido versos de Goethe, pero también había otros traductores como José de la Luz en Cuba, Manuel González Prada en Perú y Ernesto Quesada en Argentina.  

Si bien es cierto, las obras más leídas y traducidas de Goethe han sido el “Fausto” y “Werther”, también es cierto que muchos versos, baladas y canciones aparecían traducidas y dispersas en muchas revistas que leía Darío. 

Existen unos versos en la obra de teatro de Goethe, “Egmont”, que tienen una notable similitud con el poema “Lo fatal”, de Darío, y donde puede observarse una posible influencia goetheana: “¡Detente! ¡Detente, criatura! Como fustigados por genios invisibles, los caballos áureos del tiempo se desbocan con el endeble carro de nuestro destino; no nos queda otra cosa que detener con sangre fría y desviar las ruedas a diestro y a siniestro, evitando aquí una piedra, allá una caída. ¿Quién sabe adónde vamos? ¡Apenas sí recordamos de dónde venimos!” 

Hasta el momento, la posible fuente de dicho poema, señalada por Jorge Eduardo Arellano citando a Kraudy (“Lo fatal, poema-lápida de Rubén Darío”, END 19/06/2009), había sido en lo que hace a los dos últimos versos con el poema “La bendición nupcial”, de José Eusebio Caro (1837-1853), donde se interroga, señala Arellano: “¿De dónde venimos? ¿Qué somos? / ¿A dónde caminamos?”. Sin embargo, la similitud estructural es más fuerte con los versos de Goethe que con los de Caro, a como puede observarse, y es difícil dejar de pensar que Caro, considerado el primer poeta romántico de Colombia, no haya sido influenciado por el poeta romántico alemán, y Darío, por supuesto, tampoco dejará de interrogarse: “¿Quién que es no es romántico?”   

*Médico, dr_amaya2006@hotmail.com