•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Juan de Dios Parra, el hijo menor del poeta chileno Nicanor Parra, fallecido el pasado 23 de enero, admitió hoy haber entregado a terceros, "sin el conocimiento ni el visto bueno de mi padre", algunos cuadernos con manuscritos y otros objetos del creador de la Antipoesía.

Músico de profesión y radicado en México, Juan de Dios, conocido como "Barraco", dijo en un comunicado público que viajó a Chile con el propósito de recuperar los materiales que dice haber entregado.

El pasado diciembre, otros familiares de Nicanor Parra denunciaron la desaparición desde una de sus casas de los cuadernos, de una fotografía que le había regalado Pablo Neruda y de otros objetos, que llegaron a manos de coleccionistas y galerías de artes.

Los cuadernos contenían manuscritos realizados por el autor de "Poemas y Antipoemas" entre los años 1990 y 2000 y desaparecieron desde la casa de la localidad de Las Cruces, donde vivió el poeta por un par de décadas y donde hoy están sepultados sus restos.

Cristóbal Ugarte, "Tololo", el nieto favorito del poeta, declaró el pasado diciembre que las pertenencias de su abuelo estaban en manos de los coleccionistas Isabel Croxatto, César Soto y también de Constanza Franz, esta última expareja de Juan de Dios.

"Quiero aclarar que tres de estos cuadernos me fueron obsequiados por Juan de Dios Parra, en julio de 2015, y están en mi poder", señaló Franz en esa ocasión.

También la galerista Isabel Croxatto dijo tener algunos materiales de Nicanor Parra, y aseguró que nunca los expuso ni ofreció a nadie. El coleccionista César Soto indicó que había comprado colecciones de la obra de Parra a Juan de Dios.

"Efectivamente, como señalan estas personas, fui yo quien se los entregó (los cuadernos) en su momento, por supuesto que sin el conocimiento ni visto bueno de mi padre, cuestión que estas personas siempre supieron y hoy por lo tanto no pueden ellos desconocer", señaló Juan de Dios en el comunicado.

Nicanor Parra. Archivo/END

"Sé perfectamente qué cosas entregué y quiénes las tienen, por lo tanto espero que voluntariamente estas personas puedan devolverlas a la familia", precisó.

Agregó que "si no hay una entrega voluntaria me pondré a disposición de la Fiscalía para entregar toda la información que sea necesaria y que permita recuperar la totalidad de los documentos".

Aseguró además que busca "la preservación de la mayor parte de los bienes" de su padre, para ponerlos "al servicio de Chile y más aún del mundo entero".

Tras la muerte, a los 103 años, del autor de "Cancionero sin Nombre" y "Hojas de Parra", entre muchas otras obras, su familia ha protagonizado algunas disputas, sobre todo tras difundirse su testamento, en el que deja el 58,33 % de todos sus bienes y nombra su albacea a Colombina, la menor de sus hijas.

Pablo Neruda y Nicanor Parra. Archivo/END

Catalina, la mayor de las hijas, cuestionó el testamento, poniendo en duda la lucidez de su padre al firmarlo, el 4 de septiembre del 2017, víspera de su cumpleaños 103.

Las tensiones se atenuaron cuando Colombina aclaró públicamente que en su testamento, el poeta en realidad le encomendó la misión de crear una Fundación ("Antifundación") que se encargue de administrar y preservar el legado de su padre, destinando sus casas de Las Cruces y La Reina a museos, para que la más valiosa de sus posesiones, que es su obra, quede al servicio de Chile y del mundo.

Colombina, en esa ocasión, invitó a sus hermanos a compartir la tarea y puso a su disposición, si lo desean, asumir la responsabilidad de encabezar la fundación.