•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El bautismo de fuego de Sergio, como apuntaba, provino del maestro de nuestra poesía, José Coronel Urtecho, cabeza de la vanguardia, y a su vez introductor de la gran poesía norteamericana, he aquí la “Elegía del Pescador”:  

Pescador con tu red, olvidado
Dame el pez antiguo que guardan                Tus manos de agua dulce,
Sobre tus huellas, cargaré tu tragedia
En su agonía de escamas.
La solitaria costa insomne que recorre tu cuerpo
Es la causa de mi tristeza
Y el conformismo de tus redes
Pueden más que mis manos.
Dad exilio a tu agonía pescador
dadla en la lucha pescador
O moriré al borde tus ojos-

Sergio estuvo 18 veces en la cárcel, he aquí algunos poemas escritos en bolsa de cigarrillo que de forma clandestina le hacía llegar a su novia Mayra Serrano Q, quien los protegió cuidadosamente:

                      Cuándo la oscuridad se escurre entre las celdas,
cuando la angustia en la sangre tiene el ritmo del miedo, 
la soledad de Somoza es más grande que la noche.
                                                         –o–
La Guardia, custodia el silencio bala en boca, 
para que el grito del torturado
y el dolor del moribundo 
no lleguen hasta el sueño del jefe.
                                                        –o–

Para escudriñar el horizonte basta un ave,
para mi soledad: nada, 
ya no tiene contorno ni siquiera distancia
aunque la libertad resucite en mí 
como todos los días y se aferre a mi pecho
como la tierra al paisaje.
Mi intimidad como mi lucha, 
es un amor clandestino por mi pueblo.
/Cómo me revienta en las manos la soledad por las noches/
/Cómo me duelen los labios de llamarme desde afuera/
                          Y que tristeza: 18 años me han andado la vida 
                          sin ver aun la última cuadra del tirano.

Entre los poemas políticos, rebeldes; Sergio creó un poema que documentaba, con un bello tono litúrgico, el doloroso panorama de aquella Nicaragua bajo el pretoriano somocismo. Helo aquí:
Hoy es Viernes Santo, como si en Nicaragua
Todos los días fueran Viernes de Dolores,
Algún día será domingo de resurrección para mi pueblo.
El calor del zinc sobre mi cuerpo es insoportable
Pero hoy también es viernes de malos olores
En el apestoso camastro de madera rotulado con odio.
Aquí, se convive con la esperanza, la frustración y la rabia
Santo, santo es el nicaragüense que lucha.
Llenas están las cárceles y la tierra de su sangre.
Maldito el que viene en el nombre del poder.
César Vallejos era todo un modelo: el cholo, el dolor desgarrador y mudo, y  la tristura…; no en vano el poeta escribió este poema.

A César Vallejos

César, murió la víspera de un día mejor,
refugiado en la inmensa piedad 
Que sentía por las cosas. 
No llegó el camino hasta sus pies, 
prefirió París para  morir
con la mente repleta de utensilios.
No hubo Heraldos Negros ni Cálices, 
solo vino incinerando el pasado en la tristeza.
César, transitó con la voz descalza 
y con el alma entre las botas, 
Pero, algún día mejor, nos levantará a todos 
Para echarnos a andar.

Otro factor unificador en la poesía de Sergio es la musicalidad, el ritmo, una oralidad  que puede cantarse, versículos que van desarrollando la melodía. 
Otro elemento unificador es la imagen de la palabra, las metáforas que son como sabemos el corazón de la poesía moderna: un habla  como en  sueños, una memoria del futuro, cierto surrealismo, cierta escritura automática, que no quiere ser literatura sino habla, lengua, para ser entendido.
Imaginémonos un encuentro de amor prehispánico o en América, donde la mujer y la naturaleza, el hombre y la naturaleza comulgaban con sus dioses: 

Me complace tu risa después de los rituales y tu piel de barro nuevo, me apasiona el misterio de tus rasgados ojos negros, descifrar los códices antiguos en tu cuerpo y volverme ancestral por las noches besando tus pechos de pirámide, quemar copal con la luna llena y marcharme con el rugido del jaguar a lo profundo de tu selva.
        
Poesía de amor de Sergio, cubre de extremo a extremo el amor. La naturaleza de Dios, es amor y se ama como Dios ama, porque Dios  es en nosotros:
Sos mi amor descontaminado, posesión sin dimensión ni tiempo.
Somos constante espiritual existencial, unión inexplicable en plenitud.

¿Qué es lo que se ama cuando se ama?
Es algo indescifrable, una completa sensación de posesión íntima y secreta, puede sentirse, pero siempre ocultando la esencialidad de su dimensión espiritual, no tiene comparable, solo receptor si es como mi amor por ella.
El amor no es producto del sexo y del erotismo, sino que el amor produce el erotismo y el sexo.
Nada sexualmente  es pecaminoso, pecado, todo lo contrario es pureza. Elevación, creación y recreación, el erotismo es la veneración tierna del cuerpo que  también es cuerpo de Dios. 

Amar es amar con todo lo que existe,
sentirlo en el sentir del otro
para estar completos, que nada
tiene sentido sin el todo.
El amor no es solamente tuyo y mío,
es ilimitado, dador y receptor de vida,
es eternidad, iluminación en nosotros y las cosas. 
Ojalá Dios pueda insertarme en el orgasmo universal.
Que crea y recrea lo inexistente y lo que existe,
En donde he sido feliz y eterno contigo y con él todo. 

Por eso Dios o el amor, vive en perpetua boda con el cosmos y la humanidad