•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con profundo agradecimiento y complacida por los logros obtenidos bajo su gestión diplomática al frente de la Embajada de Ecuador en Nicaragua se despide de nuestro país la escritora Aminta Buenaño. 

“Yo tenía cierta idea de que Nicaragua es un país con un apreciable movimiento cultural, especialmente de grandes poetas, escritores y músicos, un país de primer nivel cultural. También sabía que es uno de los países más seguros de América Latina. Conocía el dicho de que todo nica es poeta, mientras no se demuestre lo contrario. Y Nicaragua no me decepcionó, más bien me ha dado muchas miradas”, señala. 

La embajadora Buenaño asegura que a todo país que ha llegado ha hablado bien de Nicaragua, porque es un país hermoso, con naturaleza virgen que atrapa y sobre todo porque su gente es carismática.   

Asimismo, se muestra agradecida con el Gobierno, la empresa privada y los medios de comunicación, en especial con El Nuevo Diario, donde publicaba una columna semanal, por el apoyo que dieron a su misión diplomática.

¿Cómo resumiría los principales logros de estos cuatro años de trabajo?

En el área económica durante mi gestión se firmó el primer y único acuerdo comercial entre ambos países. Este acuerdo permite fluir el intercambio en exportaciones e importaciones, sin aranceles. A la vez formé la Cámara Nicaragüense Ecuatoriana. Organicé dos ruedas de negocios trayendo empresarios ecuatorianos para que se entrevistaran con nicas. También invité a varios empresarios para que hicieran investigación comercial.

Fueron cuatro años muy interesantes que me permitieron trabajar en el área económica, política y cultural y social. Fueron muy intensos en los que tuve la mejor oportunidad de trabajar con grupos empresariales, políticos, del Gobierno y de la sociedad civil. En realidad, mi experiencia fue muy interesante.

¿Qué productos intercambian Ecuador y Nicaragua?

El principal producto que nosotros exportamos es el petróleo, seguido por chicles, estufas de mesa, productos de línea blanca, también la primera hoja de tabaco. Ecuador compra especialmente material de reciclaje, además de cartón, papel, ropa de cama y fungicidas.  

¿Qué tan intenso fue el trabajo cultural?

Hemos hecho 56 actividades culturales. Logramos posicionar fuertemente la imagen de Ecuador en Nicaragua. Fortalecí los nexos culturales escribiendo el libro “Rubén Darío en el Ecuador de mi memoria”, por el cual agradezco a Caruna, que lo publicó. En este libro hablo sobre las relaciones amistosas y culturales entre el Prócer de la Independencia Cultural Latinoamericana que es Rubén Darío y grandes gestores de la cultura ecuatoriana, poetas y escritores, como Juan Montalvo, José Joaquín de Olmedo y otros poetas.

Pongo en evidencia cómo Darío influyó en la generación de los Decapitados. Trabajamos con la Asociación  Nicaragüense de Escritoras, con el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica y el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra. Estos centros se abrieron para dar a conocer la cultura ecuatoriana. 

A nivel político, ¿qué gestiones marcaron su agenda diplomática?  

Suscribimos 14 convenios entre el Estado de Nicaragua y el Estado de Ecuador. Obtuvimos apoyo de Nicaragua en más de 14 candidaturas internacionales. Tuvimos mucho trabajo. Hicimos un convenio de cooperación bilateral entre la Asamblea Nacional del Ecuador y la Asamblea Nacional de Nicaragua.

Realizamos un intercambio de experiencias sobre combate al narcotráfico y modelo proactivo de policía comunitaria. Asimismo, se suscribió un convenio de cooperación entre el Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones Extranjeras, ProEcuador, y la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones ProNicaragua. En el 2016 suscribimos un Acuerdo de Alcance Parcial en Materia Comercial entre el Gobierno del Ecuador y el Gobierno de Nicaragua.

También queda el “Acuerdo sobre el libre ejercicio de actividades remuneradas para familiares dependientes del personal diplomático, consular, administrativo y técnico de misiones diplomáticas entre Ecuador y Nicaragua”.

En marzo de este año se suscribió el Acuerdo de Cooperación Administrativa entre el Ministerio de Comercio Exterior e Inversiones de Ecuador y el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio de Nicaragua, para la emisión y verificación de pruebas de origen para acumulación con la Unión Europea. Sin olvidar la fundación de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo Nicaragüense Ecuatoriana.

¿De cuánto es la comunidad ecuatoriana en Nicaragua?

Está conformada por aproximadamente 170 ecuatorianos. Hicimos como 16 actividades, porque además de basarnos en el trabajo económico, político y cultural, también buscamos integrar a la comunidad ecuatoriana que en este país es bastante arraigada, antigua, gente que vino en los años 80 y que se casaron con nicaragüenses. La Navidad y los actos cívicos siempre los celebramos aquí porque buscamos mantener a la comunidad migrante siempre unida y con sus lazos culturales fortalecidos.

¿Cómo ve Ecuador la crisis que atraviesa Nicaragua? 

Se está viendo con mucha atención. Se está viendo con mucho respeto y con mucho cuidado. Nosotros creemos en la autodeterminación de los pueblos y en la resolución  de los conflictos por la vía pacífica. Por lo tanto, el diálogo nos parece algo muy importante y fundamental para que que se acabe el conflicto.

Ecuador es un país que cultiva la cultura de la paz y este camino que ustedes están dando, que es sentarse  en una mesa y dialogar las diferentes áreas y diferentes partes con el Gobierno nos parece que es trascendental porque va a lograr consenso. Nosotros creemos que es vital la paz con justicia y con investigaciones, con responsabilidad social y compromiso entre las partes.

Por eso saludamos con respeto a todos los sectores que están ahí sentados y nos parece un acto de mucha transparencia que esté siendo televisado, porque todo el pueblo nicaragüense y el mundo entero puede verlo. Respetamos la resolución pacífica de todo litigio a nivel internacional. Auguro éxito a Nicaragua y que prive la paz, porq
ue la guerra no es nada bueno.

Ustedes tienen una historia de guerras fratricidas, por ello creo que valoran la paz. La violencia no es buena y acarrea más violencia. El poeta Paúl Valery decía que la guerra es una masacre entre gente que no se conoce en beneficio de gente que sí se conoce, pero no se masacra. Los inocentes son los que mueren. Nosotros, y yo personalmente, aplaudo ese camino hacia la paz a través del diálogo. Es normal que se discuta y se convulsione en el diálogo, lo importante es llegar a acuerdos. En realidad es un ejercicio muy democrático.

En el plano personal, ¿qué sigue en la vida de Aminta Buenaño?

Sigo siendo escritora. Toca volver a la cátedra universitaria y a escribir artículos para los principales diarios de mi país. Siento que llevo a Nicaragua en mi piel, en mi sangre, por esa humanidad y solidaridad de su gente, por la actitud tan humana que siempre han tenido.

Así como viví momentos muy dichosos en Nicaragua, también viví experiencias muy tristes, porque en el 2017 se murieron mis padres de forma seguida. Mi papá se murió el 9 de octubre y mi mamá el 25 de noviembre.

Tú sabes que los padres son las raíces de uno, el norte y el sur de nuestras vidas y cuando se te mueren uno queda como una hoja al viento. Tuve que afrontarlo sola aquí, creo que la vida y la muerte son parte del ser humano y que en el proceso de enseñanza tienes que valorar todo y recordar lo más hermoso que te dieron tus seres queridos, y eso es lo que estoy haciendo.

Estoy escribiendo algo sobre mi mamá, como una manera de quitarme el dolor, una especie de terapia es hacer literatura escribiendo sobre ella, porque su presencia siempre fue vital en mi vida,  soy una hechura de mi madre, siempre me cimentó y cuando hago cualquier cosa pienso qué diría ella al respecto.

Voy a reintegrarme a la universidad de Guayaquil, soy profesora principal por más de 20 años, doy la clase de literatura aunque me han escrito para decirme que me debo reintegrar para impartir relaciones internacionales, precisamente por la experiencia acumulada en el mundo diplomático.

Estaré al servicio del país. Creo que van a seguir fortaleciéndose las relaciones entre nuestros países. En base a los lazos históricos tenemos un punto en común, que es Eloy Alfaro, el prócer más grande que tiene el Ecuador, quien amó a Nicaragua al punto que vino en el siglo pasado, era muy amigo de José Santos Zelaya y la Asamblea Nacional lo declaró General de la República de Nicaragua por su aporte en la lucha contra los ingleses. Además, Rubén Darío entrevistó a este prócer que cambió al Ecuador. 

Espero que no me olviden, porque yo no los voy a olvidar.