•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En marzo de este año fue editado el Boletín Rubendariano 2017 que consta de 303 páginas, más de veinte fotografías en blanco y negro muy poco conocidas. Una de ellas es la que adorna la carátula: el entierro de Rubén Darío en León el domingo 13 de febrero de 1916.

Cinco secciones

En cinco secciones se distribuye el material seleccionado por Jorge Eduardo Arellano, cuyo objetivo —afirma el reconocido dariísta— “consistió en registrar casi todo lo que se produjo en el mundo hispánico, y fuera de él, durante el centenario luctuoso (2016) y el sesquicentenario natalicio (2017) del nicaragüense máximo”. Estas secciones, precedidas de dos páginas del arquitecto Luis Morales Alonso, se titulan Textos preliminares, Notas, Reseñas, Estudios y Documenta, sumando 34 las colaboraciones, en su mayoría inéditas.

Una cronología básica del ilustre homenajeado, quince de sus pensamientos más representativos sobre el arte y los problemas sociales de su tiempo, más veinte juicios de grandes autores sobre su obra y significación —ubicados de 1892 a 1992— constituyen la primera sección. El último juicio corresponde al del poeta y crítico cubano Roberto Fernández Retamar (1930). 

Inaugurador de la poesía conversacional

Este considera a Darío el inaugurador en nuestra lengua de la poesía conversacional. “Antes de él no había existido en español, ni era posible un verso como Los Estados Unidos son potentes y grandes, ni estos: que se humedezca el áspero hocico de la fiera del amor, si pasa por ahí, inimaginables antes de Darío, padre de la poesía en lengua castellana del siglo XX, cuya obra para mí continúa siendo paradigmática.”

El mismo Arellano, Erick Aguirre Aragón, Alba Luz Ramos Vanegas, Marcela Pérez Silva, Rodrigo Caresani y otros autores presentan obras o refieren los homenajes tributados a Darío —principalmente congresos—en Perú, Alemania, Dinamarca, Argentina, Japón, España, Francia, Italia, Estados Unidos, Chile, Costa Rica y, desde luego, en su Nicaragua natal. Por ejemplo, Caresani reseña ampliamente la edición crítica de Los Raros, ejecutada con el máximo rigor por el dariísta teutón GüntherSchmigalle. Se trata de un volumen de 454 páginas y más de mil notas esclarecedoras que, “sin lugar a dudas, es uno de los aportes más relevantes a la bibliografía especializada en toda la historia de la recepción del escritor nicaragüense”.

Reseñas puntuales

No faltan, en la tercera sección, reseñas puntuales sobre revistas que consagraron números monográficos al autor de La caravana pasa. Me refiero a Repertorio dariano 2015-2016, de la Academia Nicaragüense de la Lengua; Centroamericana, de la Universidad del Sagrado Corazón de Milán; Boletín de la Academia Costarricense de la Lengua; Revista Nicaragüense de Cultura, del Banco Central de Nicaragua; Zama, número especial de la Universidad de Buenos Aires; Anales de Literatura Española, de la Universidad de Alicante; y Anales de Literatura Hispanoamericana, de la Universidad Complutense de Madrid.

Obras recientes de crítica e interpretación también fueron reseñadas: Indagaciones rubendarianas, por Jorge Eduardo Arellano; Rubén Darío y la condición humana, por Pablo Kraudy Medina; Léxico modernista en los versos de Azul…, por Eduardo Zepeda-Henríquez; Rubén Darío: una modernidad confrontada, por Roberto Carlos Pérez; y Rubén Darío y los Estados Unidos, por autores varios, editado por la Academia Norteamericana de la Lengua. Igualmente, compilaciones de obras y escritos de y sobre el bardo universalista, entre ellas Crónicas de arte argentino / Paseos por el Ateneo de Buenos Aires en 1895, compiladas y anotadas por Rodrigo Caresani; Último año de Darío [en la prensa centroamericana], por Francisco Javier Bautista Lara y la trilogía rubendariana de la Asociación de Academias de la Lengua (Prosas profanas, Cantos de vida y esperanza y Tierras solares). En esta edición firman ensayos dos españoles y nueve hispanoamericanos, cuatro de ellos nicaragüenses: Sergio Ramírez, Noel Rivas Bravo, Jorge Eduardo Arellano y Julio Valle-Castillo.

Estudios a fondo y documenta singular

En la penúltima sección se incluyen cuatro estudios a fondo: “América Latina: realidad y utopía en el pensamiento de Rubén Darío”, por Pablo Kraudy Medina; “La conferencia panamericana de Río de Janeiro: una lucha por la unidad”, por Rocío Oviedo Pérez de Tudela; “El homenaje machadiano a Darío de Manuel Montero”, por Ignacio Campos Ruiz; y “Ser y no saber… análisis de Lo fatal”, por Roberto Carlos Pérez.

Por su lado, la última contiene documentos singulares, entre otros “Datos desconocidos de Rubén Darío en el Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano (1890 y 1898), la nota oficial de la cancillería española sobre la presentación de credenciales de Darío como embajador de Nicaragua el 2 de junio de 1908, “El Archivo de Rubén Darío en Chile”, por Kraudy Medina; “La supuesta visita de Darío a Lourdes”, por Schmigalle; “Rubén Darío en dieciocho lenguas” (alemán, árabe, bangla, búlgaro, coreano, croata, checo, danés, francés, japonés, latín, magyar, mandarín, miskitu, portugués, rumano, ruso, sueco) y “El Cuaderno de Hule Negro”, ambos artículos de JEA; y una “Bibliografía anotada de y sobre Rubén Darío (2013-2017)”, por Héctor Vargas. 

En total, suman 96 estas obras: 49 de Darío (antologías, reediciones y los dos últimos intentos de poesías completas: el de Álvaro Salvador en España y el de Ignacio Zuleta en Argentina) y 47 sobre su vida y producción escritural. Destacan, entre las últimas, cuatro volúmenes compilados por Flavio Rivera Montealegre en Miami. Finalmente, el editor del Boletín rubendariano 2017 agradece a todos sus colaboradores, especialmente a las investigadores españolas Rocío Oviedo Pérez de Tudela, de la Universidad Complutense, y Rosa García Gutiérrez, de la Universidad de Huelva.