•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pablo Antonio Alvarado Moya, a sus 18 años se ha abierto paso en la producción literaria nacional con voz poética propia y auténtica, que lo ha llevado a ganarse en apenas dos años muchos reconocimientos, tanto en Nicaragua como en Argentina, España y Perú.

Oriundo de Chinandega, este novel artífice de versos combina la rigurosidad de sus lecturas con sus estudios de Derecho. 

En esta entrevista, conoceremos más de cerca a esta promesa literaria que prepara su primer poemario.

¿A qué edad descubriste tu vocación literaria?

A los 16 años, en abril de 2016; en mi ciudad natal, Chinandega, la Sociedad de Escritores y Artistas Ramón Romero, convocó al I Certamen de Poesía y Cuento “Luis Alberto Cabrales”, donde obtuve el primer puesto en el género poético. Desde entonces, poco a poco, he ido aventurándome en los inconmensurables valles de la palabra. 

¿Quién te influenció para transitar los caminos de las letras?

La mejor influencia son las lecturas, a medida que iba leyendo me cautivaba más la sutileza y magnitud de la palabra, y el enigma del verso. Ya lo afirmaba García Lorca, todas las cosas tienen su misterio y la poesía es el misterio que tienen todas las cosas. 

Aunque he de admitir que hay dos personas cuya presencia fueron determinantes en mis primeros pasos literarios: Vivian Martínez, compañera de secundaria, quien me motivó a participar en el Certamen de Poesía y Cuento “Luis Alberto Cabrales” y, de cierta forma, eso prendió en mí la llama de la escritura. Y, por supuesto, mi papá, Eddie Alvarado Carrero, hombre muy culto y humilde, que siempre ha estado ahí, alentándome a hilvanar mis ilusiones, a no desfallecer, a ser disciplinado y perseverante en todo lo que emprenda. 

¿Qué tipo de literatura está entre tus predilectas?

Sobre todo, la poesía; desde poetas griegos y latinos, clásicos franceses y españoles hasta los contemporáneos. Sin embargo, es importante reconocer que toda lectura, independientemente del género, nos será muy útil. En mi caso, procuro leer de todo un poco: ensayos, novelas, cuentos, filosofía. 

¿Cómo está el proceso de tu primer poemario?

Actualmente estoy trabajando en mi primer poemario; es un arduo proceso: leer, escribir, corregir, leer otra vez, reescribir, corregir nuevamente… y continuar dicha secuencia hasta alcanzar una obra que, a nuestro criterio, cumpla las expectativas propuestas. Sin prisa, pero sin pausa; esa es la clave.  Además, ya sostenía Jorge Luis Borges que no somos lo que escribimos, sino lo que leemos.

¿Qué significa la poesía en tu vida?

La poesía es mi vida, una forma de ver distinto el mundo, de percibir la belleza oculta en las cosas más simples, en lo cotidiano. Confucio decía que, cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla. Estoy completamente de acuerdo con tal postura. A mi juicio, el poeta es un cazador, toma su arma, que es la pluma, y se adentra por las interminables selvas del poema, esperando atrapar algún verso que ilumine su soledad. 

¿Cuántos reconocimientos has recibido por tu producción literaria?

Primer lugar en el I Certamen de Poesía y Cuento “Luis Alberto Cabrales”.

Mención de honor en el Cuarto Congreso Universal de Poesía Hispanoamericana (Cuphi IV) Argentina.

Primer lugar en el XV Concurso de Poemas Temáticos, convocado por Soypoeta.com, España.

Segundo lugar en el VII Concurso Internacional de Poesía y Cuento Revista El Parnaso del Nuevo Mundo, Perú.

Segundo lugar en el Concurso Literario Nacional “Leopoldo Lugones” 2017, Argentina. 

Miembro Académico Internacional de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna, New Jersey.

Secretario de la Sociedad de Escritores y Artistas Ramón Romero, Chinandega.

¿Qué significa ser escritor joven en Nicaragua?

Sin lugar a duda, un gran compromiso con las letras. Nicaragua, tierra por cuyas venas surca la sangre y el espíritu de inigualables letrados. Tan solo el hecho de ser descendiente de Darío, Salomón de la Selva, Alfonso Cortés y otros grandes, me enorgullece y motiva a aportar mi gota de agua. 

¿Además de escribir, qué otras cosas hacés?

Procuro compaginar armoniosamente la literatura con mi otra pasión, que es el Derecho, donde he destacado por excelencia académica. Asimismo, practico natación y futbol. También estudio inglés y francés para leer a poetas de dichas nacionalidades en sus propias lenguas.

¿Cuáles son tus proyectos a mediano plazo?

Graduarme con honores, publicar mi primer poemario y editar una revista literaria (versión papel) para promover las nuevas voces de la literatura nicaragüense e internacional. Así también, continuar organizando las “Noches Bohemias, Los días felices de Ulises”, actividad cuyo objetivo es impulsar la cultura en Chinandega. Cabe destacar que, hasta la fecha, se han realizado tres Noches Bohemias, las cuales son -como sugiere el título- dedicadas a Ulises Juárez Polanco (q.e.p.d.), gran escritor y amigo, con quien tuve el honor de recibir dos talleres literarios y me animó a seguir firme en el universo de las letras. Por último, pero no menos importante, incursionar en otros géneros literarios, como es la narrativa.