•  |
  •  |
  • Edición Web

"Me alegra que el Perú esté tan presente en Madrid por la razón de su cultura. No hay nada que ocultar, nada por lo que pedir perdón. En su cultura se ve su riqueza y variedad cultural". Así arrancó este miércoles  el premio nobel peruano Mario Vargas Llosa una charla con la que inauguró los Foros de ARCO 2019.

Perú es el país invitado en la 38 edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid, con un gran desembarco de artistas, tanto en los pabellones del recinto ferial Ifema, donde está la parte más oficial, como en diferentes museos e instituciones culturales en Madrid, dentro de un programa paralelo.

Vargas Llosa, que estuvo acompañado por el exdirector del Instituto Cervantes, el crítico y escritor Juan Manuel Bonet, hizo mención a algunas de las muestras paralelas que ya ha visitado, como la que se desarrolla en el Museo Reina Sofía, "Redes de vanguardia: Amauta y América Latina", sobre la revista que dirigió José Carlos Mariategui en Lima entre 1926 y 1930.

"El peruano se queda impresionado viendo esta exposición, porque descubre que en los años 20 y 30 del pasado siglo Lima era un gran centro cultural. Había una actividad cultural extraordinaria, no solo por lo que producían los artistas, sino por la comunicación que había en Lima, gracias a Mariategui y su revista que relacionó a América Latina con el resto del mundo", relató Vargas Llosa ante un auditorio lleno, entre quien se encontraba su pareja, Isabel Preysler.

"Mariategui creía que las vanguardias representaban a la cultura lo que el socialismo a la política. La revista 'Amauta' conectaba con Argentina, Chile Colombia..., pero también con España o París. Después, cuando desapareció Mariategui, vino un apagón cultural en Perú por culpa de las dictaduras, que prácticamente aislaron al país", lamentó el escritor.

"Es muy interesante descubrir que en un momento de la historia moderna el Perú fue un gran centro cultural, y que no solo asimilaba cultura de afuera, sino que la producía", recalcó el nobel, que repasó con Bonet figuras como la de los peruanos César Moro, Fernando Szyslo o el Inca Garcilaso, así como el español Corpus Barga.

El autor de "La fiesta del chivo" recordó también que el Perú "es un país con muchas identidades, no solo con un identidad, como se puede ver en la exposición 'Nasca' (Fundación Telefónica) sobre la cultura milenaria peruana y prehispánica o la muestra 'Amazonías', en el Matadero".

 "Luego se superpone la cultura española, que nos trajo la cultura griega y romana, porque nos trajo a Occidente y a los negros que vinieron de África, y esto creó una nueva cultura peruana", apuntó Vargas Llosa como ejemplo de la diversidad peruana.

En declaraciones posteriores a un grupo de periodistas, el escritor habló de la polémica en ARCO por la figura que representa al rey Felipe VI, de los españoles Santiago Sierra y Eugenio Merino, por el que el comprador tendrá que pagar 200.000 euros (227.000 dólares) con el compromiso escrito de quemarlo durante este año.

"La escultura es una provocación de mal gusto, no tiene ninguna gracia; no hay ninguna inventiva, ninguna creatividad, es pura provocación. Me parece bien que ARCO permita que esté ahí, pero creo que es una mala creación", subrayó el autor de "La tía Julia y el escribidor".

 "Perú en Arco" cuenta con 24 artistas peruanos, de todas las edades y generaciones, representados por galerías de diferentes países y seleccionados por Sharon Lerner; entre ellos, Fernando Bryce, Teresa Burga, Sandra Gamarra, Miguel Aguirre, Antonio Páucar, Herbert Rodríguez y Rita Ponce de León.

Artistas que muestran a través de telares, tejidos, cerámicas, pinturas, vídeos-instalaciones e instalaciones la unión y continuidad entre el pasado milenario peruano y la cultura actual.

 Además del espacio dedicado a Perú, otros casi 100 artistas peruanos están repartidos por diferentes exposiciones dentro y fuera Arco.