•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El rojo intenso y el azul marino, casi negro, son los colores que dominan “Lagos”, una exposición creada por el artista colombiano del mismo apellido, Miler Lagos, en la que el papel se modifica para crear formas, representaciones geográficas de estos cuerpos de agua del paisaje andino colombiano.

El artista utiliza papel de acuarela, al que da forma y después rellena con resina de esos colores para crear esculturas que se asemejan mucho a los lagos a los que hace referencia. Con obras como "Lago libélula" o "Lago de la casa en el árbol", el colombiano busca llamar la atención sobre el daño que sufre la naturaleza por la intervención humana.

 En la muestra, elegida por el gobierno de Colombia para ser su representante en la feria ARCO, Lagos denuncia el efecto de la explotación minera en las más de 1.800 lagunas del país, y el impacto negativo que ha tenido tanto en la naturaleza como en la población.

El artista define su obra como la búsqueda del equilibrio entre el uso de los recursos naturales y su conservación, colocando en "Lagos" el paisaje de forma vertical para reflejar cómo el ser humano convierte la naturaleza en un recurso material, algo inhabitable.

 Todo esto enmarcado en el contexto de su país, cuyo lago más grande, el Tota, al noreste de Bogotá, es considerado uno de los cuerpos de agua más contaminados del mundo debido al cultivo de cebollas en sus orillas, que provoca vertidos químicos en el agua.

Además de esta nueva colección, la exposición incluye obras menos recientes, como "Anillos del tiempo", de 2010, donde el colombiano utiliza páginas del periódico El Tiempo para crear una obra que se asemeja al tronco de un árbol cortado, donde cada uno de sus anillos contiene información sobre su naturaleza.

 Esta denuncia social es permanente en el arte de Lagos, que en esta ocasión comparte espacio en la Embajada de Colombia en Madrid, donde su obra estará expuesta hasta el 18 de marzo, con los artistas invitados Manuel Calderón y Edwin Monsalve.