•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Tate Modern de Londres se convirtió en 2018 en la atracción turística del Reino Unido más visitada, por primera vez en diez años, en detrimento del Museo Británico, según datos divulgados este miércoles.

La llamada Asociación de Atracciones con mayor número de visitantes del país (Association of Leading Visitor Attractions -ALVA) reveló que solo en el último año, casi 5,9 millones de personas acudieron a la galería de arte moderno londinense frente a los 5,8 millones que visitaron el Museo Británico, el segundo más popular.

La artista alemana Anne Imhof posa para los fotógrafos durante la presentación de su muestra "Sex" este jueves en la Tate Modern de Londres (Reino Unido). Foto: EFE/ENDLa Tate Modern, que albergó durante los pasados meses las renombradas muestras de los pintores Picasso y Modigliani, copa lo más alto de ese "ranking" por primera vez desde su apertura al público en el año 2000.

Por otro lado, de acuerdo con los datos difundidos, fuera de la capital británica, concretamente en Liverpool (norte del país), una exposición de Soldados de Terracota disparó, con un incremento del 111 % el número de visitas en el Museo del Mundo de esa ciudad.

Ese centro cultural, que ocupó la vigésimo tercera posición en la lista de atracciones británicas más visitadas, recibió a 1,4 millones de personas en 2018, de los que 610.000 contemplaron las antiguas estatuas chinas.

Además, la galería de Liverpool, según los datos publicados, superó en número de visitantes a otros lugares icónicos del Reino Unido, como la Tate Britain, en la capital, y el Zoo de Londres.

Entre otras instituciones turísticas que experimentaron un notable aumento en sus visitas en 2018 figuró el Museo y Galería de Arte de Birmingham, gracias, en parte, a la exposición durante cinco meses de la réplica del esqueleto de un dinosaurio, cedido por el Museo de Historia Natural de Londres.

 Según la ALVA, esa galería recibió a 832.000 personas en 2018, un incremento del 38 % frente al año anterior.

Otros datos llamativos incluyen la caída en el número de visitantes de algunas atracciones al aire libre, como los jardines RHS Garden Wisley, en Surrey (sur de Londres), que perdió más de 70.000.