•  |
  •  |

Estas son dos mujeres jóvenes que han sabido crecer con motivación, apoyo y sobre todo ganas de salir adelante como hija, profesional y mujer:

 

Elia Estrada Paniagua

Joven extrovertida, propositiva, soñadora, profesional y amante del mundo de los niños. A sus jóvenes 25 años ha alcanzo desarrollarse de manera satisfactoria en las cosas que más le apasionan. Inició en el mundo laboral a los 16 años.

La vida le ha brindado oportunidades y las ha sabido aprovechar. “No me doy por vencida tan fácilmente cuando me propongo algo. Desde niña siempre tuve la influencia del amor por los niños y a los 16 años hice notar esa pasión al introducirme al mundo de las tutorías en una escuela bilingüe de la capital, labor que combinaba con mis estudios, amigos y familia, nunca descuidé nada de lo que me gusta hacer en la vida.

Cuenta que se graduó con honores como licenciada en Diseño Gráfico, profesión que la condujo al ámbito empresarial, a través de la empresa PartyDeco en la que trabaja y es socia.

Dice haberse enamorado con fuerza de la idea de ser docente bilingüe y forjar su empresa. Creó en su casa una escuela de tutorías para niños de Primaria, que trasladó al centro donde la acaban de ascender como coordinadora del preescolar, un esfuerzo digno de poder dirigir y seguir alimentando con su segunda licenciatura en educación preescolar bilingüe y simultáneamente con una maestría en educación didáctica.

“Creo que las jóvenes podemos salir adelante de forma exitosa si ponemos en práctica nuestra motivación y valores éticos. Pase lo que pase siempre tenemos que buscar cómo resolver sin dejarnos llevar por tonterías. La solución de salir adelante siempre está en nuestras manos, nunca debemos perder nuestro norte sobre las cosas que deseamos”.

 

Ana Gabriela  Enríquez

Otro ejemplo de mujer emprendedora y de motivación. Tiene 25 años. Lleva una vida llena de retos y propósitos que le han permitido ser una mujer multifacética dentro del mundo laboral y  en sus tiempos libres.

“Para mí cada uno de los momentos que tengo para compartir los aprendí a distribuir de forma equitativa entre mi trabajo, familia y amistades, para brindar tiempo de calidad en cada uno de ellos”.

Cada tiempo lo lleva repleto de motivación. Por las mañanas lo comparte con niños, a quienes les transmite sus conocimientos de inglés y parte de sus estudios como licenciada en Psicología. Por la tardes ejerce su licenciatura de Gerencia de mercadeo y Publicidad en la radio, para los jóvenes de la capital y se dedica al diseño de uno de sus pasatiempos favoritos, la elaboración de accesorios para damas, los que han tenido un impacto a nivel internacional a través de su página en Facebook. Los sábados nuevamente vuelve a la docencia y dedica tiempo para ella y su familia. “Creo que hay tiempo para todo en la vida, no debemos desesperarnos”, dice.

“Todas nos podemos desarrollar en el ámbito profesional y personal haciendo lo que más nos gusta y cada mañana al despertarnos plantearnos retos, haciendo valer la enseñanza de nuestros padres, más que tener actitud hay que estar motivados ciento por ciento”.