•  |
  •  |

Recientemente una amiga decidió divorciarse. Cuando me dio las noticias le confesé: “Nunca te lo dije, pero siempre pensé que tu marido era un arrogante y egoísta”. Dos semanas después me enteré que se habían reconciliado. ¡Quería que me “tragara la tierra”! Pensé arrepentida: ¿para qué tuve que abrir la boca y dar mi opinión sobre su ex?
Le conté a mi madre, quien sabe mucho de protocolo y me dijo: ¿acaso no sabías que es mala educación hablar mal del ex de otra persona?

Así me enteré que, según las reglas de etiqueta, mi comportamiento fue incorrecto. Lo adecuado en esta situación es ofrecer apoyo sin hablar despectivamente de un ex.
Este incidente me hizo cuestionarme qué otros protocolos hay que ignoro. Indagué información acerca del tema de los buenos modales y descubrí innumerables normas de formalidad para cada lugar, relación y ocasión.

Existen reglas de etiqueta para el uso de celulares, envío de correos electrónicos, bodas, Facebook, Twitter y hasta los estacionamientos públicos tienen normas de comportamiento. Pero, ¿quién define si una conducta es aceptable o no?

El Emily Post Institute ofrece guías de etiqueta y buenos modales, y de acuerdo a sus reglas de protocolo, según un estudio que realizó, determinó siete de los comportamientos más ofensivos y vulgares:

1.-    Utilizar lenguaje obsceno en público.
2.-    Relatar chistes racistas.
3.-    Conversar por teléfono con tono de voz elevado que otros oigan.
4.-    Tratar a personal de servicio (mesero, chofer, etc.) como si fueran inferiores.
5-    No ceder tu asiento a una persona mayor, embarazada o incapacitada.
6.-    Adelantarte en las filas cuando todos ordenadamente esperan su turno.
7.-    Encender un cigarrillo alrededor de personas que no fuman, sin antes pedir permiso.

Te motivo a que siempre des lo mejor de ti, y trates a todo el mundo con el mismo respeto que quieres ser tratado. Si al igual que yo, “metiste la pata” y hablaste mal del ex de una amiga y ahora ellos están juntos, debes disculparte, de otra manera tu comentario afectará la amistad entre ustedes.

En mi caso, le dije: “Siento mucho haber hablado mal de tu marido. Estaba preocupada por ti y lo hice para hacerte sentir mejor. Perdóname, realmente me alegra saber que ambos están comprometidos en arreglar la relación”.

La famosa gurú en reglas de etiqueta, Emily Post, una vez dijo: “Tener buenos modales es tener consideración sobre los sentimientos de otra persona. No importa el tenedor que uses, si tomas en cuenta los sentimientos de otro ¡tienes buenos modales!”

María Marín es autora de “Pide más espera más y obtendrás más”. Para más consejo síguela en facebook.com/MariaMarinOnline