•  |
  •  |

Un día después de hacerme la manicura pensé: “No me gusta pintarme las uñas, pero es uno de esos cuidados de belleza que, cuando termino y me veo las manos, me hace sentir bien”.

Parece una tontería, pero para mí, que muevo las manos tanto y me las veo todo el tiempo (me paso gran parte del día mirando el teclado de mi computadora), es importante. Así que después de pensar esto me dije: “¿Qué otras cosas me hacen sentir bien conmigo misma en relación a mi imagen? Aquí te cuento algunas de las que estoy segura a ti también te harán sentir bien, ¡verás que son muy fáciles de poner en práctica!


Hazte una pedicura
En esta época del año es más obvio, pero llevar los pies siempre bien arreglados y con las uñas pintadas te proporcionará un placer secreto, y si no, pruébalo y ya me dirás.


Lávate el cabello con mimo
Me encanta lavarme el cabello con calma, ponerme una mascarilla y dejarla actuar un rato, aclararme tranquilamente y luego realizarme un blower. Me hace sentir limpia y sana.

 

Date un masaje
Casi siempre me programo un masaje en la semana, un masaje linfático para eliminar líquidos y reafirmar la piel, y la verdad es un pequeño placer porque cuando salgo ¡me siento muy bien!


Hidrata tu piel
Me encanta salir del baño e hidratar mi piel. Antes nunca me ponía crema corporal; ahora he descubierto que si uso un aceite en el baño, justo antes de salir, con la piel ligeramente humedecida, nunca me salto este paso. Así mi piel está mucho más elástica y sana, y los aceites y sus aromas ¡me hacen sentir bien! Ojo: en el verano, no debes utilizarlos por el día para no quemarte, déjalos para  el baño nocturno.

 

Ponte un perfume especial
Me encantan los perfumes. Especialmente los dulces y cítricos para el día, cuando escojas tu perfume hazlo con mucho cuidado, recuerda que se adapte a tu pH y que te sientas bien con él.  Cuando yo quiero sentirme bien me perfumo con alguno que sea especial para mí.

 

Estrena lencería
¡Me encanta estrenar lencería!
Ponte tus zapatos favoritos

Y, por último, mi cuidado favorito: ponerme mis zapatos especiales. Cuando me “subo” a ellos, ¡automáticamente me siento bien!