•  |
  •  |

La primera vez que ocurrió, Marcela se asustó mucho porque mientras dormía escuchó que su hijo de cinco años estaba hablando. Ella le respondió pero él no siguió la conversación. Esta situación se repitió muchas veces más y según refiere aunque no se da todos los días, dos años después del primer episodio ya está prácticamente acostumbrada a que su hijo hable por las noches.

Según refiere el doctor Marco Urrutia, neurólogo pediatra, este es un típico caso de somniloquia, que es una parasomnia referida al hablar en voz alta durante el sueño.

La parasomnia es un trastorno de la conducta durante el sueño asociada con episodios breves o parciales de despertar, sin que se produzca una interrupción importante del sueño ni una alteración del nivel de vigilia diurno.

“Los padres deben saber, para su tranquilidad, que la somniloquia o el hablar despierto es un fenómeno de sueño que se incluye dentro de los trastornos que generalmente tienen como origen una causa genética”, aclaró el doctor Urrutia.

Según el doctor, estos episodios se ven con mayor frecuencia en niños por encima de los 8 años, aunque eso no signifique que no se presenta en otras edades.

Urrutia expresó que desde el campo neurológico está determinado que la somniloquia se presenta en las dos etapas del sueño que son la REM, durante la cual se presenta la mayor frecuencia e intensidad de los sueños y en la que los ojos se mueven rápidamente y la actividad de las neuronas del cerebro se asemeja a la de cuando se está despierto. “También se da en la etapa NREM, que es la del sueño lento y se caracteriza básicamente por hablar dormido, en general son pequeñas frases o palabras aisladas, en ocasiones puede haber conversaciones pero la particularidad es que la persona no se acuerda al día siguiente de este episodio”, señaló el especialista.

Se da en niños pequeños

Según estadísticas internacionales, hablar dormido es tan habitual que es una parasomnia registrada en el 50% de los niños pequeños, quienes la superan en su mayoría durante la pubertad, aunque puede persistir hacia la edad adulta, porque alrededor del 5% de los adultos hablan dormidos. El neurólogo pediatra aseveró que los padres deben saber que para la somniloquia no se requiere ningún tratamiento, porque no causa ningún daño al niño, quizás solo resulta incómodo para quienes están durmiendo a su alrededor.

Sin embargo, si les inquieta el tema pueden acudir donde un especialista para mayor tranquilidad, porque no se debe descartar que la somniloquia sea síntoma de otro trastorno del sueño, como sonambulismo o terror nocturno.

 

Tome nota

El doctor Marco Urrutia atiende en su clínica ubicada de Tica Bus, una cuadra al sur y 20 varas arriba. Telf. 88622008