•  |
  •  |

Más allá de su función estética, las pestañas son una especie de colador cuyo objetivo es evitar que lleguen bacterias y objetos extraños al ojo.

Quizás minimicemos su función orgánica pero ninguna mujer se atrevería a dudar del poder seductor de un coqueto parpadeo acompañado del movimiento de crespas y hermosas pestañas, de ahí que a lo largo de la historia se han usado diversos productos para embellecerlas.

Desde el típico rímel, pasando por los encrespadores, se llega al uso de pestañas postizas que vienen en banditas y en grupos de tres o cuatro para facilitar su aplicación hasta aterrizar en las extensiones de pestañas, cuya popularidad se ha incrementado en los últimos años.

Según Miurel Pérez, propietaria de Salón M&O, usar extensiones de pestaña trae múltiples beneficios porque hacen que se vean más largas y más gruesas.

“Cuando una mujer decide usar extensiones de pestañas, al igual que con las extensiones del cabello, debe tener cuidado para que no se note que no son propias, por ello debe procurar la mayor naturalidad posible”, señaló Pérez. Ella explicó que al tener pestañas largas y gruesas la mujer logrará que sus ojos se vean más abiertos y lograrán que la atención de los demás se dirija específicamente al rostro para sacarle más provecho a uno de los mejores atributos de las mujeres: la mirada.

“Las extensiones son ideales para las mujeres con párpados caídos, porque se verán más jóvenes y frescas y por supuesto que también son una buena opción para las mujeres que no tienen las pestañas largas y que quieren lucir mejor”, aseveró.

¿Cómo se colocan?

“El proceso se desarrolla poniendo pestañas individuales, cada una se coloca sobre las pestañas naturales que tenemos. La mujer deberá elegir el largo que desea y el grosor en dependencia de su propio estilo, siempre procurando escuchar los consejos de un experto para que no le queden grotescas”, ilustró.

En cuanto al proceso de adhesión dijo que se pegan con un material hipoalergénico y se aplican una a una.

Desde su experiencia afirma que las pestañas se pueden conservar todo el tiempo que uno quiera y “se debe considerar que estas, al igual que la pestaña natural se va cayendo, por eso se recomienda que cada quince días se haga un ‘refill’.

 

Tips

sobre las extensiones de pestañas

El efecto visual que causan las pestañas en un maquillaje es espléndido, porque el ojo se ve más despierto.

Se pueden usar todo el tiempo: en el baño, en la piscina y a la hora de dormir.

Se puede usar rímel para destacarlas sin posibilidad de que las dañe.

La mujer que usa extensiones de pestaña puede maquillarse normal.

La limpieza de los ojos se debe hacer de forma normal con el cuidado de no hacerse mucha presión.

No causan ningún daño ni deterioran las pestañas naturales.

Si tenés caída en las pestañas son una buena opción.