•  |
  •  |

Comúnmente los niños son afectados por las infecciones respiratorias agudas, debido al contagio que sufren por medio del ambiente en que se desarrollan, sea por vía aérea, a través de objetos contaminados por secreciones o de las gotas de salivas.

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son un grupo de enfermedades que se producen en el aparato respiratorio; originadas por un grupo de microorganismos como virus y bacterias, teniendo mayor presencia en la edad pediátrica.

Estas infecciones están presentes todo el año, teniendo mayor aumento en temporada de invierno debido a la humedad, siendo uno de los más afectados los niños menores de 5 años. Por lo general, la mayoría de estas infecciones son leves, pero dependiendo del estado del niño puede complicarse, indicó la doctora Marisol Espinoza, pediatra- neumóloga, quien explica que esto puede amenazar la vida del pequeño, desencadenando una neumonía, siendo esta la principal causa de ausentismo escolar.

Estas infecciones se clasifican en dos: infecciones respiratorias agudas altas, que causa resfrío común, sinusitis, otitis media aguda, faringitis, adenoiditis, faringoamigdalitis, laringitis y epiglotitis; asimismo, están las infecciones respiratorias agudas bajas, que causan la bronquiolitis y neumonía.

Los más propensos al contagio son los niños con bajo peso al nacer y prematuridad, además, la ausencia o suspensión precoz de la lactancia materna, teniendo influencia si la madre es adolescente, así como la falta de inmunización, desnutrición y si se es víctima de enfermedades crónicas. Comúnmente suelen producir síntomas que según la doctora Espinoza se pueden ver y sentir a simple vista, ya que suelen presentar fiebre, malestar general, congestión y secreción nasal; tos seca o con flema, dolor de garganta, expectoración, ruidos y dificultades para respirar, concluyó.

Signos de alarma

Respiración rápida, hundimiento de las costillas al respirar, falta de deseo de comer o vomita todo lo injerido, irritabilidad, fiebre que no cede ante el suministro de medicamentos, decaimiento, somnolencia, ataques o convulsiones.

Es muy importante tomar medidas necesarias en el hogar para prevenir cualquier infección, ya que es vital evitar el contacto con personas con gripe; las personas enfermas deben usar tapa boca, lavarse las manos con agua y jabón; es necesario cuando se trata de un bebé seguir suministrando la leche materna, si se trata de un bebé mayor de seis meses proporcionarle alimentos recién preparados y continuar dándole la leche materna.

Asimismo, evitar el contacto con fumadores ya que puede agravar al afectado; procure mantenerle las fosas nasales destapadas aplicando suero fisiológico y retirando las secreciones; verificar si su esquema de vacunación está completo para su edad. Un asunto clave para el cuido es mantenerlo hidratado, así controlar la enfermedad y evitar cualquier complicación, sino recurrir a la unidad de salud para que sea evaluado por un médico.

 

Manténgalos lejos del tabaco

En muchas ocasiones el tabaco es la principal causa prevenible de enfermedades, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la causa de muerte cada año de millones de enfermos de cáncer de pulmón, cardiopatías y otras enfermedades, que perjudican a los niños con problemas respiratorios.

Los fumadores pasivos, es decir, quienes son expuestos al humo exhalado de fumadores activos, también resultan víctimas, pues se exponen a enfermedades respiratorias.

Los niños principalmente son expuestos, debido a que muchas madres, aún amamantando están fumando. Sin lugar a dudas los bebés lactantes y niños en edades preescolares son los más vulnerables a este consumo.

Debido a que tienen una menor masa corporal y presentan un estado anabólico activo; teniendo mayor frecuencia y ventilación respiratoria por minuto, en relación a su masa corporal y como consecuencia de esto inhalan una mayor dosis efectiva los contaminantes por Kg de peso, manifestó la doctora Espinoza, enfatiza además que debido a que es un sistema respiratorio en desarrollo se encuentran más susceptibles a adquirir diversas patologías.

El tabaquismo de segunda mano se ha relacionado con aumento de morbilidad general y mortalidad; debido a que según observaciones, los hijos de madres fumadoras o expuestas al humo durante el embarazo tienden a tener mayor riesgo de abortos, prematuros, bajo peso y malformaciones congénitas.

Los niños de madres fumadoras o que continúan expuestos al humo de cigarrillo aumentan la posibilidad de presentar el síndrome de muerte súbita del lactante, sibilancias durante la niñez, asma, asimismo aumenta la posibilidad de contraer infecciones respiratorias agudas altas o bajas (otitis, sinusitis, faringitis, bronquiolitis y neumonía) tres o cuatro veces más que niños que no son expuestos al humo del tabaco, indicó la especialista.

El hábito del tabaquismo toma auge en los jóvenes a tempranas edades, pues inician a consumirlo antes de los 19 años y en América Latina tres de cada cuatro fumadores empezaron entre los 14 y 17 años.

Como mecanismo de prevención es importante intervenir frente a este nocivo hábito, promocionando conductas preventivas en el grupo familiar, teniendo influencia y haciendo conciencia en las madres embarazadas para dejar el consumo del tabaco.

La Asociación Nicaragüense de Neumología estará celebrando el 30 de mayo el Día Mundial sin Tabaco y como fundación el día 25 del mismo mes, a las 9:00 a.m. en la rotonda Jean Paul Genie.