•  |
  •  |

Sabemos que para la salud de nuestros hijos es importante que consuman mayor cantidad de vegetales, sin embargo, esta no es una tarea fácil.

Los vegetales son necesarios como fuente de fibra para el buen funcionamiento intestinal, favorecen el metabolismo de los carbohidratos y grasas; aportan gran cantidad de minerales, vitaminas y oligoelementos que nuestro cuerpo requiere para funcionar adecuadamente y dan saciedad con poco aporte calórico.

El consumo de estos para los niños es difícil, pues son insípidos y sus texturas poco atractivas, además su consumo está influenciado desde el vientre materno, por otro lado, se comete el error de regañar e imponer su ingesta y por último los padres no consumen vegetales y esto es fundamental, pues los niños aprenden más con el ejemplo.

Para incrementar el consumo de vegetales y ensaladas en los niños, los padres deben creer que esto es algo realmente importante para ellos, así habrá un propósito claro, disposición y participación activa en la ejecución de esta tarea.

 

Algunas recomendaciones son:
En los bebés
La madre debe evitar el consumo en exceso de azúcares e incrementar la ingesta de vegetales y frutas en el  último trimestre del embarazo.
Dar lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida.
En caso necesario usar una fórmula insípida y no dulce.
Los vegetales se introducen 1 o 2 veces por semana durante seis semanas. Si no hay aceptación descontinuarlo y probar en dos meses. Cuando el bebé escupe o devuelve los vegetales es parte de la forma como conoce su textura y se familiariza con su sabor.
En los mayorcitos:
Evitar el exceso de comida chatarra, el sabor de esta no permite que los niños acepten y aprendan a comer vegetales y ensaladas.
Ofrecer vegetales en cada tiempo de comida es necesario para que se familiaricen con ellos y los comiencen a consumir.
Para tomar el gusto por los vegetales, hay que dárselos a probar 12 a 15 veces, con texturas, sabores y formas de preparación diferentes.
Los vegetales se deben saborizar con condimentos naturales, especies, mantequilla o  jugos de vegetales en pocas cantidades.
Sea creativo al presentar los vegetales. (figuras, paisajes, decoraciones).
Dé ejemplo y comparta información del sabor, textura y preparación de los vegetales, a los niños les estimula más esto que saber que son nutritivos.
Mantenga vegetales para picar.
Cocine platos que combinen carnes, pollos, vegetales, arroces con vegetales.
En los preadolescentes
Aplicar todas las recomendaciones anteriores.
Se debe aclarar que la necesidad de que aprendan a comer vegetales es por su salud.
Destacar el bienestar que genera un estilo de vida saludable.
Ofrecer vegetales con dips, limón o chile  y mantenerlos a su disposición.
El éxito en la enseñanza del consumo de vegetales es mayor cuando se induce que cuando se impone.
Enseñar a comer vegetales es un reto más para todos los padres, acéptelo por el bienestar de sus hijos.