•  |
  •  |

END/ En este verano hemos visto cómo aparecen en todos los medios de comunicación recomendaciones para mantener la hidratación de nuestro cuerpo.

Este aspecto es muy importante durante esta época del año, pues nuestro organismo está constituido en un 75% de agua. En la temporada de mayor calor, debemos tratar de mantener un equilibrio saludable, ya que las pérdidas insensibles por sudoración debido a las altas temperaturas son muy altas.

Para todos es conocido que el agua es el hidratante de elección por naturaleza, y que en nuestro país con las temperaturas a las que estamos expuestos debemos consumir al menos 2,500 mililitros de agua en el día. Este consumo debe reajustarse a 3,500 mililitros en las épocas de calor, o cuando se está expuesto a pérdidas por sudor o por exagerada exposición al sol. Incluso las personas que trabajan en condiciones de excesivo calor deben consumir hasta 1 litro de agua por hora en algunos casos (cortadores de caña, agricultores en lugares de altas temperaturas, etc.).

Existe también la opción de consumir cantidades suficientes de frutas y vegetales; estos tienen gran cantidad de agua en su contenido y es otra forma muy útil de poder aportar agua a nuestro cuerpo. Sin embargo, es difícil cubrir el requerimiento hídrico solo con estos alimentos.

Tenemos a nuestro alcance, de igual manera, bebidas que aparte de aportar agua reemplazan electrolitos perdidos, como sodio y potasio. Cabe mencionar, estos deben usarse exclusivamente luego de prácticas deportivas o con pérdidas abundantes por sudor, en donde aparte de perder agua se pierden minerales que se deben reemplazar. Se debe tomar en cuenta que en algunos casos extremos lo ideal es consumir suero oral o sales de rehidratación oral, pues estas aportan cantidades mayores de electrolitos, que son necesarias en algunos casos particulares.

Otra opción

Algunas bebidas, como la cerveza, pueden ser una buena fuente de hidratación. ¡Me imagino que muchos de ustedes colocarán cara de asombro! Sin embargo, es muy cierto que algunos componentes de la cerveza (el agua, hidratos de carbono y electrolitos) ocasionan un efecto hidratante en el cuerpo, siempre y cuando se consuma con moderación, es decir, entre 1 o 2 botellas por ocasión en las mujeres, y de 2 a 3 botellas por ocasión en el caso de los hombres.

Existen incluso grupos de deportistas de alto rendimiento (triatlonistas, maratonistas) que usan la cerveza luego de sus entrenamientos o competencias más pesadas como fuente de hidratación, ya que aparte de aportarles agua, reemplaza electrolitos y es una fuente energética adecuada por la complejidad de los carbohidratos que la conforman.

Recuerden que la hidratación es necesaria y que tenemos a nuestra disposición distintos líquidos para usar dependiendo del gusto y la necesidad de cada persona en particular.