• |
  • |

Cuando vas al supermercado, en la sección de champú y acondicionador seguramente miras muchas clases para diferentes cosas. ¿Sabes qué tipo de cabello tienes? Es importante que lo sepas para elegir adecuadamente los productos y tratamientos para el pelo.

Cabello seco:

Como el cuero cabelludo no produce suficiente grasa, el pelo es quebradizo y frágil. Se enreda fácilmente, es áspero y tiene las puntas secas. La mayoría de veces el cuero cabelludo sufre de caspa. Casi no tiene brillo y se esponja fácilmente.

Cabello normal:

Siempre está brillante y luce sano, tiene movimiento natural, sin puntas secas. No se engrasa ni se reseca. Generalmente, tenemos este tipo de cabello hasta la adolescencia. Es el más sencillo de mantener, es muy elástico y es denominado “cabello virgen”.

Cabello graso:

Debido al sebo que produce el cuero cabelludo, este tipo de pelo es muy brillante. Necesita ser lavado constantemente para quitarle el aspecto de suciedad.

Cabello mixto:

Suele tener raíces grasosas, pero el resto del cabello es normal o seco. Es el tipo de pelo más normal y es difícil encontrar productos o tratamientos.

¿Ahora ya sabes qué tipo de cabello tienes? Toma en cuenta esto cuando vayas a comprar algún producto o aplicar mascarillas. De esto dependerá que los productos funcionen o tengan efecto contrario en tu pelo.