•  |
  •  |

Comprometida y enamorada de su trabajo, Diana Ramírez, originaria de Paraguay, desde hace tres años llegó a Nicaragua atraída por el amor hacia un nicaragüense que conoció en Chile mientras estudiaba una maestría.

El perfil profesional de Ramírez muestra que ha trabajado mucho desde la cooperación internacional tanto en Paraguay como en Nicaragua, por lo que su relación con las organizaciones no gubernamentales ha sido cercana.

“Encontré similitudes en las ONG de aquí y las de allá, porque en ambos países necesitan todo lo que tiene que ver con el nivel organizacional, sobre todo para optimizar el uso de los fondos con que cuentan y para que puedan captar más recursos, pero sobre todo para demostrar que con su metodología de trabajo podrán manejarlos”, señaló.

Con el fin de compartir sus conocimientos, decidió en mayo de 2012 abrirse camino en lo que le gusta: “aportar ideas y trabajar específicamente con personas que hacen un impacto social, que son las ONG locales, que para mí son las que pueden hacer el cambio, así que decidí que esa iba a ser mi contribución al país”.

De “coach”

El objetivo de su iniciativa es acompañar a ONG locales en un proceso que les permita brindar mejores servicios, captar más fondos para que puedan ampliar sus trabajos y ayudarles para que puedan expandirse. Así que todas estas temáticas las desarrolla bajo el nombre de CochingONG.

“Siempre participé en este tipo de trabajos con ONG, pero yo veía que es bueno que venga un consultor y te apoye, pero muchas veces ellos te dicen lo que tenés que hacer y se van, o te dejan documentos para que los ejecutés. Ante esa situación descubrí que si yo fuera ONG me gustaría que me acompañen en el proceso y no solo en la parte operativa, sino eliminando los dañinos preconceptos que impiden el proceso de crecimiento, pues si una ONG piensa que no tiene elementos para crecer, nunca crecerá”, señaló.

En CochingONG esta mujer emprendedora implementa una metodología de acompañamiento que consiste en hacer el proceso más sencillo, abriendo espacios para preguntas y respuestas, sin tecnicismos, porque afirma que la idea no es imponerles una forma de trabajo a los organismos sino que ellos mismos vayan descubriendo qué son capaces de hacer, para que progresen de forma independiente.

 

Todo un éxito

A poco más de un año, Ramírez está satisfecha porque su iniciativa ha sido bien aceptada y según ella eso se debe a que los temas son sensibles para las ONG, y el éxito ha alcanzado tal nivel, que ONG radicadas en otros países están demandando que Coching les acompañe aunque sea vía on line, con tutoriales que les ayuden en su proceso de desenvolvimiento.

Así que entre las perspectivas de esta dama de las ONG, está expandirse no solo más allá de las fronteras, sino ampliar más el círculo de trabajo en Nicaragua.