•  |
  •  |

Muchas mujeres nos levantamos a diario para ir a trabajar. Entiendo perfectamente que nos queramos cuidar, aunque cuando vamos a la oficina nos cuesta mantener la dieta y la alimentación sana. Nunca falta el compañero que lleva galletas, que te regala chocolates, o bien el típico vendedor que entra a la oficina y te ofrece esas deliciosas rosquillas recién hechas y, para colmo, dice que te regala la primera para que las probés. En momento de dieta y mucha hambre caemos en tentaciones, por eso es sumamente importante garantizar que cuentes con las debidas armas para estar lista y con tu estómago satisfecho para no caer en esas debilidades.

A continuación te comparto algunos tips para mantener la dieta en la oficina:

Siempre lleva tu botellón de agua. El agua te mantiene llena, te da sensación de saciedad y, a la vez, es excelente para limpiar tu organismo y eliminar toxinas.

Nueces. Las nueces son una excelente merienda, son grasas buenas. Yo siempre tengo en mi escritorio una bolsita de almendras que me ayudan en momentos que me da hambre. ¡Ojo! Es importante medir las cantidades a consumir. Lo más recomendable es comer lo que alcance en el puño de tu mano.

Frutas. Una manzana verde es una excelente opción de merienda. Pero siempre puedes llevar la fruta de temporada que te dará energía y es un perfecto carbohidrato… mejor dicho, de los buenos.

No dejes pasar tus tiempos de comida. Sé que nos ocurre que por reuniones o carga de trabajo dejamos de almorzar o bien terminamos comiendo hasta las 3 o 4 pm. Eso es grave… debemos respetar nuestros tiempos de alimentación, para que nuestro metabolismo y organismo trabajen debidamente.