•  |
  •  |

Luego de períodos de vacaciones, fiestas y de descontrol con la comida y el licor, podemos sentirnos pesados, cansados, con poca energía, como intoxicados. Por esta razón ha nacido la idea de utilizar e implementar algunas estrategias para mejorar la situación.

Una de estas propuestas es realizar algunos cambios en la alimentación o practicar una “dieta para desintoxicar”. El objetivo de esta es eliminar de nuestro organismo el exceso de aquellas sustancias que causan molestias y que están de más para volver de nuevo a sentirnos bien y saludables.

Nuestro cuerpo es una sofisticada industria que realiza múltiples funciones y que diariamente debe de producir millones de sustancias para asegurar su buen funcionamiento. La materia prima que se utiliza para estos procesos se obtiene directamente de los alimentos, es transformada por reacciones químicas y físicas (que constituyen el metabolismo) y así se genera energía, se reparan tejidos, se reproducen células, se generan hormonas, anticuerpos, etc. Esto hace necesario que diariamente se necesiten proteínas, grasas saludables y carbohidratos más micronutrientes como las vitaminas, los minerales y no olvidar la fibra.

Con esto solo quiero enfatizar que una “desintoxicación “debe mantener el aporte de nutrientes necesario a nuestro organismo. Priorizando siempre nuestra salud.

Recomiendo entonces:

CONSUME AGUA: asegura consumir abundante cantidad de agua, puedes colocarle gotitas de limón, rajitas de canela o cáscaras de naranja para cambiar su sabor.

¡ENERGÍZATE! Prepara un batido con:

1 taza de papaya o pitahaya que activará el funcionamiento intestinal.

1 manzana verde o pera que funciona como antioxidante y aporta pectinas.

3 ciruelas sin semillas o 2 cucharadas de pasas para dar el toque dulce.

1 yogurt natural bajo en grasa como fuente de proteína.

2 cucharadas de avena, ojalá integral para tener una fuente de energía que te ayude a pasar el resto de la mañana con energía y sin hambre. Esto es muy importante.

 

Elimina líquidos

Consume en los entretiempos abundantes tés digestivos como el de canela, manzanilla, anís y menta, aparte de hidratar ayudan con el hambre y hacen que tu sistema digestivo elimine gases. Además combina un rico batido diurético preparado así:

1 taza de piña dulce (fruta diurética por excelencia)

1 taza de apio, excelente fuente de fibra y vegetal diurético

½ manojo de hierbabuena

Jugo de 1 limón o 1 naranja

1 litro de Jamaica

 

Aliviana tu almuerzo

Para el almuerzo sugiero consumir 6 a 8 onzas de filete de pescado (es la proteína más liviana) preparado sin grasa y combinado con abundante cantidad de vegetales y de ensalada. Recuerda que entre más colores es mejor.

 

Termina el día con mucha fibra

Termina el día incluyendo una deliciosa sopa preparada en un caldo de pollo o carne sin grasa y cociendo todos los vegetales que desees cortados finamente, con alguna hierba de tu preferencia como hierbabuena o culantro y un punto de sal.

Duerme bien

Antes de dormir, toma 1 taza con dos sobres de té de manzanilla o de canela.

Este tipo de alimentación puede llevarse por dos días y luego continuar con una alimentación muy saludable. ¡Mucha suerte!!!!