•  |
  •  |

En 2002, una joven sonriente, estilizada y trigueña se convertía en la nueva Miss Nicaragua. Ese triunfo le traería muchas alegrías que no terminarían ahí, ese mismo año se coronaba como Miss Mundo Latino, otorgándole más glorias a su país.

Desde entonces la vida de Marianela Lacayo no volvería a ser la misma, ya no era una joven que podría pasar inadvertida. Once años después, hecha toda una empresaria y con residencia en Panamá, hablamos con ella sobre sus marcados éxitos.

 

Hoy es una mujer que conserva la candidez de la joven reina, pero sus palabras irradian fuerza y poder. La humildad es una de las características más visibles de Marianela. Antes de empezar agradece el apoyo que desde siempre ha recibido de sus amigos, familiares, padres y, por supuesto, de Nicaragua.

La entrevista tiene su génesis en Miss Nicaragua, certamen por el que fue conocida a nivel nacional y no duda en decir que el evento “me abrió muchas puertas, sigo relacionada con muchos temas. Hoy en día me dedico a una profesión muy relacionada sobre lo que aprendí en el concurso; han pasado muchas cosas, he aprendido mucho, he crecido, estoy muy feliz por todos los ámbitos en los que me he movido. Los cambios han sido precisos en el momento que tenían que ser”.

Su pasión, el diseño de imagen

Marianela vive en Panamá desde hace cinco años. Al llegar, su trabajo como modelo tuvo continuidad de una manera muy profesional. “En Nicaragua siempre trabajé como modelo, aunque estaba más enfocada en el trabajo que hacía, al estar acá fue aprender más en todos los ámbitos, te mueves con gente del medio que sabe hacerlo muy bien, hay eventos muy grandes como Fashion Week o Macrofest, que son muy buenos”.

La guapa nicaragüense cuenta que aparte de hacer trabajo como modelo empezó a posicionar su nombre, cosa que no le costó demasiado porque siempre fue disciplinada y lo tomaba en serio, “esto nunca fue un hobby, fue un trabajo y me preparaba para eso”, dice. Actualmente es articulista en temas de modas y tendencias en varias revistas panameñas.

Su esposo, su socio perfecto

Aunque a veces ligar amor y negocios no parece ser la mejor decisión, para Marianela y su esposo Fernando Cuenco esto ha sido un complemento perfecto. “Nunca pensé trabajar con un novio o con un esposo, pero ha sido espectacular, nos apoyamos mucho, él apoya lo que hago como asesora de imagen, es un gran profesional de la comunicación. He aprendido mucho de las relaciones públicas y él cada día aprende más de la asesoría de imagen. Hemos pasado de ser amigos a ser colaboradores y socios, muchas cosas a la vez, pero nos ayuda a relacionarnos mejor”.

La organización es clave

Si hacemos una radiografía de las claves de mujeres exitosas, todas coinciden en que la organización es el punto focal. “Todavía tengo muchas metas en mi vida, pero cuando se tienen ganas hay que planificarse para ver cómo llegar hasta allí, hay que organizarse para pensar cómo lograrlo y hacer un alto en ver qué es lo que está fallando. Tengo que ver fortalezas y debilidades. Hay que especializarte, profesionalizarte en el medio en el que te quieres mover, no es fácil pero hay que ser perseverante”.

Porte Imagen Personal y Profesional

Así se hace llamar la empresa que Marianela Lacayo ha echado a andar con mucho éxito en Panamá. Está especializada en la asesoría de imagen personal y profesional, protocolo y etiqueta empresarial para profesionales de Centroamérica, con énfasis en aquellos que forman parte de las áreas de ventas y de atención al cliente, por su continuo contacto con el usuario.

 

Fotografías: Eladio Miranda

 

Desde Panamá Marianela Lacayo, Miss Nicaragua 2002, concedió una entrevista para el suplemento ELLAS, en la que habla sobre su experiencia como exreina de belleza y empresaria.

Cámara: Iván Centeno, Viva Nicaragua, Canal 13
Vestuario: Vicente Castellón, diseñador nicaragüense
Locación: Estudio Porte, Imagen, Personal & Profesional
Producción: Fernando Cuenco
Edición: Irma Palacios