•  |
  •  |

Para quienes se quejan de sus problemas y piensan que la vida es injusta, les aseguro que después de leer estas líneas, se darán cuenta lo bendecido que son.

Existe una tradición académica anual en la Universidad de Carnegie Mellon, en la que un profesor es invitado a dar una charla titulada “El Último Discurso”. Se supone que el orador hable a sus alumnos como si fuera a morir pronto y esta fuera la última oportunidad para darles una valiosa enseñanza que les quede para siempre.

En agosto de 2007, Randy Pausch, profesor en Ciencias de Computación, fue invitado a dar esta charla. Se subió a la tarima muy seguro de sí mismo, con mucha energía y una gran sonrisa.

Luego de saludar a la audiencia, los sorprendió con su confesión: “Esta realmente es mi última conferencia, tengo cáncer en el páncreas y los médicos me anunciaron que me quedan pocos meses de vida”.

Disfruta buenos ratos

En la conferencia, Randy resaltó la importancia de estar alegres.

Aconsejó que siempre nos maravillemos por cada suceso de nuestras vidas, así como cuando éramos niños, y con mucha convicción expresó: “Nunca se te olvide lo indispensable que es disfrutar de buenos ratos”. Cuando le preguntaron, “¿Acaso no sientes rabia de que esta enfermedad te haya tocado a ti?”, él respondió: “La rabia jamás ha mejorado ninguna situación, puedo gastar el tiempo que me queda lamentándome y sufriendo, o puedo invertirlo en divertirme y pasarla bien”.

Lamentablemente, el 25 de julio del 2008, Randy perdió la batalla contra el cáncer. Su charla fue publicada en YouTube y se convirtió en una sensación.

Antes de morir publicó el libro “Mi último discurso” y ocupó el primer puesto en la lista de New York Times best-sellers. Su legado ha inspirado a millones. Espero que su actitud y valentía te motiven a ver tus problemas con otra cara.


4

Por ciento de quienes sufren cáncer de páncreas logra sobrevivir un máximo de 5 años

 

Para más motivación visite: www.MariaMarin.com