•  |
  •  |

Palpitaciones en el pecho, miedo, transpiración excesiva o nauseas son algunos de los síntomas que se presentan cuando padeces de ansiedad. Esta suele verse mucho como un padecimiento no muy complicado, pero ojo, si no lo controlas puede convertirse en un trastorno y dañar tu vida.

Según el sitio www.psicoactiva.com, la ansiedad es un estado emocional en el que las personas se sienten inquietas, angustiadas y temerosas.

Las personas afectadas experimentan temor frente a situaciones que no pueden controlar o predecir, o sobre situaciones que parecen amenazantes o peligrosas. Es un estado de desesperación constante, en la cual no vives o disfrutas los momentos presentes, pensando siempre en la actividad que tienes posteriormente.

Para la psicóloga Ledia Gutiérrez, la ansiedad puede ser leve y se puede experimentar en algún momento estresante de la vida. Dice que cuando se convierte en un trastorno, afecta la vida diaria porque puede ser tan aparatosa y llegar a invalidar al que la padece.

Aterra

“El problema es que se presenta como pánico, y sentirlo es aterrador, porque creen que lo están asfixiando.

Además sienten palpitaciones fuertes del corazón, miedo a la muerte, quieren tirarse del vehículo –porque sienten que se va ahogar–; también se puede presentar como una fobia a estar en lugares abiertos o cerrados, horror donde hay mucha gente, temor a muchísimas cosas que le consumen mucha energía, tiempo… esto es muy intimidante para los demás”, afirmó.

La psicóloga agregó que también se puede presentar como un trastorno obsesivo compulsivo, o sea, que la ansiedad va acompañada de una actividad como juegos de azar, masturbación, ducharse un sinnúmero de veces al día, limpieza excesiva. También puede aparecer como un trastorno de estrés postraumático, es decir, cuando se ha sufrido o vivido alguna situación difícil, como abandonos, violaciones, encarcelamientos, guerras, etc. Según la psicóloga Gutiérrez no se puede generalizar que la ansiedad sea genética. En algunos casos sí se ha comprobado que hay un componente hereditario, aunque generalmente es causada por eventos psicotraumatizantes.

¿Cómo tratarla?

“Se puede tratar con psicoterapia y con psicofármacos; la primera asistida por un psicólogo clínico, especialista; y la segunda con neurólogo o psiquiatra, que es el especialista que puede indicar el tratamiento con químicos para poder combatirla”, detalló Gutiérrez.

 

Hay personas que tienen que dejar de trabajar, porque este trastorno agravado es incapacitante.

 

2

especialistas se necesitan para tratar este padecimiento.