•  |
  •  |

“La semana que viene voy fuera”. Esta frase la escucho a menudo en el gimnasio con mis clientes. Todo el mundo viaja, ya sea por negocios o placer. El salir de nuestra zona de confort, sea esta nuestro gimnasio, adonde andemos corriendo, nuestra alimentación y nuestro descanso son factores que le preocupa a todos. Abordemos los dos temas claves durante su viaje.

Primeramente, el ejercicio. Este debe de ser una constante durante su viaje; comprométase a realizar ejercicio, aunque solo disponga de 20 minutos o bien una hora. No invente excusas. Si logra mantener una rutina de ejercicio, podrá regresar a su rutina diaria sin inconvenientes. Recuerde que la cantidad de tiempo que dispondrá variaría día a día, dependiendo de cada una de las obligaciones o compromisos relacionados con el viaje. Si maneja su agenda de antemano, procure estructurar un esquema que le permita cumplir su meta.

Haga su mayor esfuerzo

Recuerde también que no siempre tendrá el equipo al que está acostumbrado. Haga su mejor esfuerzo con lo que tenga a mano. La clave es la consistencia. Realice circuitos mezclando las máquinas a su acceso con ejercicios corporales. La clave es mantenerse activo. Muchas veces el simple hecho de caminar será lo suficiente.

El segundo tema es su alimentación. Cuando se viaja este punto tiende a ser el más problemático, porque muchos ponemos en pausa nuestros buenos hábitos para poder aprovechar algunas delicias; no obstante, su alimentación debe de ser su prioridad. No sería realista si les dijera que esperaría que todo el mundo cumpliera al 100% con buenos hábitos alimenticios; sin embargo, siempre es clave saber moderar las porciones que consume. Procure escoger comidas a la plancha, horneadas o cocidas. Llene su plato de vegetales y opte por tomar sus ensaladas sin aderezos. Habrá ocasiones donde no encontrará nada que esté alineado con su rutina alimenticia, acepte este hecho.

Al final todo se resume en qué tan serio es su compromiso para alcanzar sus metas. Entiendo que toda su rutina se puede ver afectada mientras está fuera, pero si al menos da su mejor esfuerzo, no se le hará difícil.

 

20

minutos pueden ser ideales para realizar su rutina mientras esté de viaje