•  |
  •  |

Cuando se está embarazada es importante adicionar precauciones para no contraer enfermedades que podrían afectar tanto la salud de la madre como la del bebé. En el caso de la temida toxoplasmosis, algunos recién nacidos desarrollarían problemas a lo largo de meses o años tras su nacimiento. Es por ello que debe practicarse un test. El doctor Mauricio Ríos Barba, especialista en fertilidad, ginecología, obstetricia y embarazo de alto riesgo, explicó que la gente puede adquirir dicha enfermedad comiendo o probando comida cruda o con mala cocción; también se pueden infectar consumiendo vegetales, sin previo aseo.

¿De qué se trata esta enfermedad?

Es una infección causada por un parásito llamado toxoplasma gondii. La gente se infecta al tragar o respirar los huevos del parásito. Esto puede ocurrir cuando entra en contacto con comida infectada, heces fecales de gato o tierra. La infección no se transmite de persona a persona. Además, los gatos pueden adquirir la toxoplasmosis al comer carne de pájaros o roedores.

La enfermedad causa una leve infección en adultos. La gente no cae enferma y ni se da cuenta que está infectada. El sistema inmune detiene la infección, sin embargo, cuando la persona tiene síntomas, estos pueden ser: nódulos linfáticos inflamados, fiebre, cansancio, sudoración nocturna y dolores musculares.

En la gestación

“La mujer que tiene toxoplasma no tiene síntomas. Si una mujer está infectada cuando se embarace, no pasará la infección al feto; sin embargo, cuando la mujer adquiere la infección durante la gestación sí puede suceder. Esto causa severos problemas al bebé”, detalló el doctor Ríos.

Agregó que la severidad dependerá de la edad del feto al tiempo de adquisición de la enfermedad. Si se infecta tempranamente, tendrán mayores problemas: infecciones oculares severas, aumento en tamaño del hígado y bazo o neumonía.

Algunos recién nacidos desarrollarán problemas a lo largo de meses o años, tales como: pérdida de audición, ceguera o problemas visuales, y retardo mental.

 

SI

PREPARE adecuadamente la comida y brinde la cocción requerida.

 

NO

EVITAR cargar gatos o tener contacto con los mismos durante el embarazo.