•  |
  •  |

Es curioso que en nuestro país cada vez que alguien quiere bajar de peso, automáticamente excluyen de su dieta el gallopinto y las tortillas de maíz.

Por ser las tortillas de maíz base de nuestra alimentación es necesario que conozcamos algunos mitos y realidades sobre ellas.

La tortilla de maíz es fuente de carbohidratos, fibra y calcio.

Es más nutritiva aquella que se hace del maíz que se cocina, muele y luego amasa para colocarla a asar finalmente en el comal. Esta tiene mayor cantidad de vitaminas, complejo B, calcio y otros nutrientes.

La tortilla de maíz más natural además contiene mayor cantidad de fibra y por esto se absorbe del intestino a la sangre y se metaboliza de forma distinta, favoreciendo que se queme con mayor facilidad y no se acumule como grasa.

El tamaño ideal o porción ideal de la tortilla es de 12 a 14 cm de diámetro y ¼ de cm de espesor. De este tamaño tiene alrededor de 50 calorías cada una.

El peso de una persona está determinado por la cantidad de calorías que ingiere y la cantidad de energía que gasta. Esto lo determina la ingesta total de alimentos y no solo el comer tortilla de maíz. Cualquier alimento puede aumentar de peso si no se consume dentro de una alimentación adecuada y además en la cantidad precisa y combinado con los otros grupos de alimentación de manera que se reciba un poco de cada uno de los alimentos de los distintos grupos nutricionales (carbohidrato, grasas y proteínas).

Es importante saber que la tortilla de maíz tiene MENOS calorías que la tortilla de harina.

La tortilla de maíz no tiene grasa, mientras que la tortilla de harina sí, de hecho esta le da su consistencia particular.

La tortilla de maíz combinada con granos como la lenteja, el garbanzo y el frijol forma una combinación de aminoácidos tan completa como la que proporciona la proteína animal contenida en la carne, pollo o pescado.

Debe consumirse como ingrediente del plato, pero no como bastimento, ya que al ser una harina, que al incluirse como tal incrementa la proporción de harinas en el plato aumentando la ingesta calórica.

Es preferible que la tortilla de maíz se consuma, asada, tostada en el horno, en el asador o en el mismo comal, combinada para preparar deliciosos platillos pero debe evitarse frita.

La tortilla de maíz puede consumirse en cualquier tiempo de comida siempre y cuando su uso sea balanceado.

Las personas diabéticas pueden consumir tortillas, idealmente naturales y en poca cantidad.

La tortilla de maíz es uno de los alimentos nutritivos, que aporta muchos nutrientes que son necesarios para nuestro organismo, por ser carbohidrato debe consumirse con moderación y respetando siempre las proporciones adecuadas de proteína y de vegetales y ensaladas en cada tiempo de comida.