•  |
  •  |

Durante el embarazo existe una resistencia natural a la insulina, cuya finalidad es aumentar ligeramente el nivel de glucosa de la sangre de la madre para permitirle al bebé disponer de más energía.

Según el doctor Mauricio Ríos, experto en ginecología y obstetricia, y con especialidad en biología de la reproducción humana, aproximadamente un 4% de las mujeres no es capaz de producir la suficiente insulina para mantener normalizado el nivel de glucosa en la sangre y así poder compensar el mayor consumo de alimentos, peso corporal y resistencia a la insulina. Estas mujeres presentarán diabetes gestacional, la cual se presenta durante el embarazo y seis semanas posterior al nacimiento del bebé.

Ríos afirmó que los factores de riesgo son: sobrepeso previo al embarazo, haber tenido diabetes gestacional en un embarazo previo, tener parientes cercanos con diabetes mellitus, haber presentado problemas y haber dado a luz a un bebé muerto, haber dado a luz bebés muy grandes y padecer síndrome de ovario poliquístico.

¿Cómo afecta el embarazo?

En las mujeres con diabetes gestacional, los niveles elevados de glucosa pueden aumentar el riesgo de tener bebes demasiado grandes y la incidencia de preeclampsia (enfermedad hipertensiva en el embarazo) es mayor en estas mujeres.

Una vez detectada la enfermedad, el médico debe encargarse de llevar un control estrecho de la salud de la madre: medir la ganancia de peso durante el embarazo, dieta adecuada y, en caso necesario, la administración de medicamentos.

La diabetes gestacional se resuelve posterior al embarazo; no obstante, la mitad puede desarrollar diabetes tipo 2, más tarde en la vida.

diabetes gestacional

Para el doctor Ríos es vital controlar la diabetes en el embarazo, ya sea que se presente diabetes pregestacional o diabetes gestacional: “El tratamiento exige mucho esfuerzo y dedicación. Este esfuerzo consiste en medirse los niveles de glucosa diariamente en la sangre, alimentarse sanamente, hacer ejercicio de forma regular, y a veces recibir medicamentos. Deberá acudir más a menudo con su médico".

Los niveles de glucosa en la sangre son importantes, porque son ellos los que dirán cómo ajustar la dieta, el ejercicio y los medicamentos.

Alimentación sana

Asimismo, el especialista agregó que se debe llevar una dieta balanceada, la cual deberá ser calculada por su médico y deberá tener la cantidad de calorías que necesita, dependiendo del peso en base a la etapa del embarazo, edad y nivel de actividad.

El ejercicio es vital para todas las mujeres embarazadas, pero en especial para las que padecen diabetes, pues este ayuda a mantener los niveles de glucosa. Se recomienda hacer 30 minutos de ejercicio al día. Las mujeres que previo al embarazo usaban insulina, deberán ajustar las dosis: con el embarazo aumenta la resistencia a la insulina.

Los medicamentos orales que actúan aumentado la eficacia de la insulina, pueden mantener un control eficaz de los niveles de glucosa. Estos medicamentos con frecuencia se usan para tratar la diabetes tipo 2.

Atención prenatal

La ecografía es un examen que a menudo se les hace a las mujeres con diabetes en las semanas 13-14 y 18-22 de gestación, para detectar la presencia de defectos congénitos. Las mujeres con diabetes tienen mayor tendencia a presentar un bebe con enfermedad cardiaca. Además, las mujeres con diabetes dan a luz bebes macrosómicos (aquellos con peso al nacimiento mayor de 4 kilos y que no se consideran bebes sanos).

Parto

En la mayoría de las mujeres cuya diabetes ha estado bien controlada durante el embarazo, se permite que el trabajo de parto ocurra naturalmente. Si los niveles de glucosa están bien controlados, es menos probable que su bebé presente problemas posterior al nacimiento. Estos bebes pueden presentar problemas respiratorios, pueden tener niveles bajos de glucosa o ictericia (piel amarilla).

 

50 POR CIENTO de las mujeres con diabetes gestacional desarrollarán diabetes tipo 2, posteriormente.

 

3 SEMANAS después de haber dado a luz, es recomendable que le hagan una prueba de diabetes.

 

La mayoría de las mujeres con diabetes gestacional podrán regresar a la dosis de insulina que tenían antes del embarazo.